Ropa deportiva elegante con redes de pesca reciclada 0 196

François Bacourt y Tom Guerreiro, dos amigos de la infancia que decidieron unir fuerzas y conocimiento para crear ‘Stay Humble or not’, una marca deportiva cuyas prendas están fabricadas, principalmente, a partir de redes de pesca en desuso halladas en los fondos de los mares europeos.

“Teníamos dos preocupaciones principales. Por un lado, mi socio Tom, deportista y amante del boxeo, no encontraba ninguna marca de deporte con la que se sintiera identificado. Todas tenían colores muy chillones o el logo demasiado grande y en mitad del pecho. Por otro, estaba yo, que siempre había querido emprender un proyecto en el que creyese y, además, tuviera un impacto positivo sobre la sociedad o el medioambiente”, relata François Bacourt, quien se encarga de la estrategia de negocio. Tom es, por su parte, el responsable del diseño de los productos, así como de supervisar la producción.

Foto de la web de la compañía.

El joven emprendedor, natural de Lille y en España desde los 14 años, cuenta lo mucho que le impresionaba la cantidad de plástico acumulado en los parajes naturales de los países en vías de desarrollo que visitaba como consultor estratégico. “Recuerdo durante una travesía en barco, en Nigeria, estar más de diez minutos navegando sobre plástico”. Y precisamente esa imagen desalentadora fue el detonante para que ambos amigos comenzaran, hace tan solo un año, a crear su propia marca deportiva confeccionada a partir de materiales reciclados.

El primer paso era buscar un proveedor de tela que cumpliera sus expectativas. Tras muchos meses de prueba, encontraron un distribuidor italiano que trabajaba con varias ONG, entre las que se encontraba Healthy Seas. Con ayuda de buzos voluntarios, esta entidad sin ánimo de lucro se dedica a recoger las redes de pesca abandonadas en los fondos de los mares Adriático, Mediterráneo y el Mar del Norte. Y es que de los ocho millones de toneladas de plástico vertidos cada año a los mares y océanos, 160.000 toneladas proceden de redes de pesca, las cuales continúan realizando su función natural y dañando irreversiblemente el ecosistema marino.

Se vierten ocho millones de toneladas de plástico cada año a los mares y océanos. 160.000 toneladas proceden de redes de pesca, las cuales continúan realizando su función natural y dañando irreversiblemente el ecosistema marino.

El hilo de nylon que obtienen es ligero, transpirable y pensado para no absorber agua, características esenciales para la ropa deportiva. De este modo, más del 80% de los materiales que componen la ropa de Stay Humble or not procede de fibras regeneradas. A las redes se unen residuos de la industria textil, bien sea ropa en el fin de ciclo de su vida útil o restos de alfombras. “Al final, son diferentes fuentes de nylon que regeneramos con el objetivo de crear un hilo completamente nuevo, con las mismas propiedades que uno virgen, pero contaminando 15 veces menos”, explica François. La filosofía ‘upcycling’ (reciclaje creativo) aplicada directamente a su negocio.

Asimismo, este hilo de nylon posee unas características muy concretas (pensado para no absorber agua, ligero y transpirable) que son precisamente los requisitos que se le piden a un prenda deportiva.

Una vez encontrado el proveedor, el siguiente paso era la confección. Para Tom y François lo más importante era concentrar sus operaciones en Europa. “Queríamos controlar el entorno de la producción, poder interactuar con los trabajadores, ver qué estaban haciendo y cómo”. Por ello, todas sus prendas, desde los leggins, shorts y camisetas hasta las combas, cascos y guantes de boxeo, están confeccionadas en el norte de Portugal. En España, además de los dos socios fundadores, el equipo de Stay Humble or not está formado por otras dos personas, encargadas de la gestión de la plataforma web, redes sociales y generación de material gráfico.

Sus principales clientes son aficionados al deporte que buscan prendas elegantes, cómodas y de calidad, además de estar concienciados con el medioambiente

En cuanto al diseño, contactaron en un primer momento con deportistas de élite (‘crossfit’, boxeo y atletas) para saber qué características valoraban de sus prendas deportivas favoritas y que echaban en falta. Así, crearon un prototipo que probaron internamente antes de lograr los modelos definitivos que se pueden comprar a día de hoy a través de su web.

Con tan solo tres meses de vida, lanzaron el ‘ecommerce’ en diciembre de 2019 y la marca ya se ha abierto un hueco entre esas personas aficionadas al deporte que también buscan sentirse elegantes con prendas cómodas y de alta calidad. “Además son personas conscientes de que es posible una alternativa sostenible a un precio similar al de las marcas convencionales y con una calidad incluso mayor”.

De momento, solo venden en España y Portugal, con plazos de entrega de 24 a 48 horas. Aunque su idea es ampliar el negocio a otros países (han recibido pedidos de Francia y Alemania), ahora mismo están centrados en seguir creciendo. Actualmente están trabajando para sustituir el cuero natural de su colección de boxeo por uno vegetal, procedente de la piel de piña. También quieren apostar por vender sus prendas en tiendas multimarca y estar presente en mercados de productores. “Es importante para nosotros que la gente pueda tocar nuestra ropa y demostrar, así, que se puede hacer algo sostenible, de calidad y con un diseño muy cuidado”.

Fuente: El Confidencial

Previous ArticleNext Article

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *