Barómetro de Empresas. Edición especial COVID-19 0 216

Esta nueva edición del Barómetro de Empresas elaborado por Deloitte, más del 50% de los encuestados espera una recuperación económica a partir del segundo semestre de 2021, fundamentalmente en lo que se refiere a ingresos por turismo y matriculaciones de vehículos.

Si en la edición de mediados de abril, la mayoría de los panelistas, 51%, esperaba la recuperación económica durante el segundo semestre de 2020, en esta edición, la retrasan a partir de 2021.

En esta nueva edición del Barómetro de Empresas, más del 50% de los encuestados espera una recuperación económica a partir del segundo semestre de 2021, fundamentalmente en lo que se refiere a ingresos por turismo y matriculaciones de vehículos.

Los panelistas se muestran pesimistas en relación con la tasa de empleo y la morosidad con un 65% y 47% respectivamente, y trasladan su recuperación a 2022. El consumo de energía eléctrica, carburantes e IPC son los indicadores donde los encuestados se muestran más optimistas, con porcentajes del 40% esperando una recuperación en el primer semestre de 2021.

Producción y Facturación

En la consulta actual, un 26% confía en aumentar su producción/facturación durante este primer semestre, el 7% no espera modificaciones significativas, mientras que el 67% espera disminuciones.

Los sectores que se muestran más positivos respecto al incremento de su producción/facturación son Sanidad y Farmacéuticas (80%), Agricultura, Ganadería, Minería y Pesca (63%), Tecnología (50%) y Distribución (42%).

La morosidad y la reducción de la demanda interna, para el 75% de los encuestados, es la principal causa de la reducción de la producción/facturación, mientras que el cese de actividad del mercado internacional apenas tiene impacto para un 42% de los encuestados.

Medidas laborales y empleo

Por un lado, teniendo en cuenta las fases de la desescalada en relación con la incorporación de los trabajadores a los puestos de trabajo, la mayoría, el 54% no incorporará al 95% de sus empleados hasta el inicio de la nueva normalidad frente a un 23% que ya cuenta en sus centros con el 95% de sus empleados.

Más del 80% de las empresas tienen previsto incorporar o tienen ya implantadas medidas de seguridad en sus lugares de trabajo para proteger a sus profesionales, aumentando la desinfección, incorporando mascarillas y guantes y con un 79% facilitando el trabajo en remoto.

Por otro lado, el porcentaje de encuestados que se han acogido a medidas de regulación de empleo se mantiene en un 58% en línea con el 59% registrado en abril, optando por los ERTEs, vacaciones retribuidas y reducción de jornada. La reducción de empleo continúa siendo la medida menos extendida entre los panelistas, si bien se duplica el porcentaje de los que han reducido el empleo no fijo en esta edición del Barómetro (31% actual frente al 15% de mediados de abril).

En relación con la previsión de evolución del número de empleados para el primer semestre de 2020, aumentan los panelistas que esperan reducir plantilla a un 55% frente al 41% que esperaba una disminución en abril. El 19% espera mantener el mismo número de trabajadores y aumenta a un 26% los que esperan incrementos a julio 2020.

Inversión

La inversión es otro de los indicadores en los que impactará el COVID-19 en el global del año 2020. En esta tercera oleada, las áreas que concentran un mayor porcentaje de aumentos son la digitalización con un 55% y seguridad con un 45%.

La expansión del negocio concentra la mayor reducción, superando a promoción y marketing o comercial y distribución. Las áreas que sufrirán menos cambios serán el área jurídica y fiscal y calidad.

Contribución Social

La contribución social de las empresas durante la emergencia sanitaria, sus aportaciones, tanto económicas como materiales y la previsión de colaboración con proyectos de apoyo social en el futuro se han convertido en una pieza clave para cubrir las necesidades económicas y sociales de los colectivos más vulnerables.

Más del 75% han desarrollado acciones para paliar los efectos de la crisis COVID-19 fundamentalmente suministrando directamente material de protección a sanitarios (54%), dotando de equipamiento imprescindible para los hospitales de campaña (16%) y proveyendo alimentación y bebidas tanto a personas en riesgo de exclusión como a enfermos y sanitarios (15%) en las fases más críticas de la pandemia.

La previsión es mantener su inversión en acción social, mecenazgo y RSC en el año 2020 (65%) fundamentalmente manteniendo los proyectos que ya tenían previstos, si bien un 26% espera poner el foco en los efectos de la crisis COVID-19.

Por último, y en relación con los ODS, para el 73% de los panelistas el ODS3 Salud y Bienestar pasa a ser su ámbito de máxima prioridad relegando a la segunda posición al ODS8-Trabajo decente, el cual concentraba el principal foco de los panelistas antes de la pandemia.

Para leer el informe completo: Barómetro de empresas. Edición especial COVID-19, nº3

Previous ArticleNext Article

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *