DOSSIER: Plan de recuperación para Europa. Movilizar el potencial presupuestario 2 224

europa

La Comisión Europea propone un plan de recuperación para Europa basado en el aprovechamiento de todo el potencial del presupuesto de la UE. Su objetivo, ayudar a reparar los daños económicos y sociales ocasionados por la pandemia de coronavirus.

La Comisión Europea está movilizando una serie de instrumentos para activar la recuperación europea y proteger el empleo y crear nuevos puestos de trabajo movilizando todo el potencial presupuestario. EL plan Next Generation EU se desplegará en tres pilares:

Los fondos se destinarán a aquellos ámbitos en los que puedan incidir más positivamente, complementando y amplificando el trabajo esencial en curso en los Estados miembros.

Apoyar a los Estados miembros para que se recuperen, reparen sus daños y salgan reforzados de la crisis

1. Mecanismo de Recuperación y Resiliencia integrado en el Semestre Europeo
Mecanismo: Subvenciones y préstamos mediante la aplicación de los planes nacionales de recuperación y resiliencia de los Estados miembros, definidos de acuerdo con los objetivos del Semestre Europeo y, en particular, las transiciones ecológica y digital y la resiliencia de las economías nacionalesPresupuesto: 560.000 millones de euros, de los cuales 310.000 se destinarán a subvenciones y 250.000, a préstamos

2. REACT-UE – Ayuda a la Recuperación para la Cohesión y los Territorios de Europa
Mecanismo: Subvenciones flexibles de la política de cohesión para municipios, hospitales y empresas a través de las autoridades de gestión de los Estados miembros. No requiere cofinanciación nacionalPresupuesto: 55.000 millones de euros de financiación adicional de la política de cohesión entre 2020 y 2022

3. Apoyar la transición ecológica hacia una economía climáticamente neutra a través de los fondos de Next Generation EU
Una propuesta para reforzar el Fondo de Transición Justa hasta los 40.000 millones de euros, con el fin de ayudar a los Estados miembros a acelerar la transición hacia la neutralidad climáticaUn refuerzo de 15.000 millones de euros para el Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural que sirva de apoyo para que las zonas rurales acometan los cambios estructurales necesarios de acuerdo con el Pacto Verde Europeo y alcancen las ambiciosas metas fijadas en las nuevas estrategias de biodiversidad y «de la granja a la mesa»

Relanzar la economía y apoyar la inversión privada
1. Programa InvestEU reforzado, que incluye un Instrumento de Inversiones Estratégicas
Mecanismo: Provisión de una garantía del presupuesto de la UE para financiar proyectos de inversión a través del Grupo BEI y de los bancos nacionales de fomentoPresupuesto: 15.300 millones de euros para InvestEU. Además, un nuevo Instrumento de Inversiones Estratégicas que se dotará con 15.000 millones de euros procedentes de Next Generation EU
2. Nuevo Instrumento de Apoyo a la Solvencia para apuntalar el capital de las empresas viables
Mecanismo: Provisión de una garantía presupuestaria de la UE al Grupo del Banco Europeo de Inversiones para movilizar capital privadoPresupuesto: 31.000 millones de euros
Aprender de la crisis y abordar los retos estratégicos de Europa
Nuevo Programa de Salud que ayude a Europa a prepararse ante futuras amenazas para la salud
Un nuevo Programa de Salud (EU4Health) que refuerce la seguridad sanitaria y nos prepare para futuras crisis en ese ámbito con un presupuesto de 9.400 millones de euros.
2. Refuerzo de rescEU, el Mecanismo de Protección Civil de la UE, para responder a emergencias a gran escala
Mecanismo: Subvenciones y contratos públicos gestionados por la Comisión EuropeaPresupuesto: Un total de 3.100 millones de euros

La Comisión también propone reforzar otros programas para que puedan desempeñar plenamente su papel a la hora de aumentar la resiliencia de la Unión y de abordar los retos planteados por la pandemia y sus consecuencias.

Estos programas son, entre otros, Horizonte Europa, el Instrumento de Vecindad, Desarrollo y Cooperación Internacional, el Instrumento de Ayuda Humanitaria, el Programa Europa Digital, el Mecanismo «Conectar Europa», la política agrícola común, el Instrumento de Ayuda Preadhesión, etc.

Instrumentos de emergencia más flexibles

Más allá de los distintos programas, la crisis ha subrayado la importancia de que la Unión sea capaz de reaccionar con rapidez y flexibilidad para poner en marcha una respuesta europea coordinada. Esa necesidad requiere, a su vez, un presupuesto de la UE más flexible.

La Comisión propone dotar de mayor flexibilidad al presupuesto y a los instrumentos de emergencia de la UE de cara al periodo 2021-2027.

Reserva para Solidaridad y Ayudas de EmergenciaPermite reforzar rápidamente los instrumentos de la UE mediante transferencias del presupuesto en función de las necesidades.Aumento hasta un importe máximo anual de 3.000 millones de euros.
Fondo de solidaridadPresta apoyo a los Estados miembros para la respuesta y la recuperación inmediata tras catástrofes naturales, como inundaciones, incendios forestales, terremotos, tormentas y sequías.Ampliación para cubrir igualmente grandes crisis sanitarias y aumento a un importe máximo anual de 1.000 millones de euros.
Fondo Europeo de Adaptación a la GlobalizaciónProporciona apoyo para la reincorporación al mercado laboral de quienes pierden su puesto de trabajo a consecuencia de reestructuraciones importantes e inesperadas, por ejemplo, a raíz de una crisis financiera o económica.Reducción del umbral para la activación del fondo a 250 despidos y aumento a un importe máximo anual de 386 millones de euros.

Financiación del plan de recuperación para Europa

Para financiar las inversiones necesarias, la Comisión emitirá obligaciones en los mercados financieros internacionales en nombre de la UE.

Para posibilitar el endeudamiento, la Comisión modificará la Decisión sobre el sistema de recursos propios y aumentará el margen de maniobra: la diferencia entre el límite máximo de recursos propios del presupuesto a largo plazo (el importe máximo de los fondos que la Unión puede solicitar de los Estados miembros para financiar sus gastos) y el gasto real.

Con el margen de maniobra como garantía, la Comisión recaudará fondos en los mercados y los canalizará a través de Next Generation EU hacia programas destinados a reparar los daños económicos y sociales y a prepararse para un futuro mejor.

La Comisión emite obligaciones en los mercados en nombre de la UE
Los ingresos obtenidos se destinan a nuevos instrumentos del presupuesto de la UE, o a complementos para programas de la UE (modernizados), en forma de subvenciones o garantías presupuestariasLa Comisión presta los ingresos a los países de la UE, en el marco del Mecanismo de Recuperación y Resiliencia, para que financien sus planes de reforma y resiliencia de acuerdo con los objetivos definidos en el Semestre Europeo (se incluyen aquí la transformación ecológica y digital y los planes nacionales de los Estados miembros en materia de energía y clima), así como con los planes de transición justa.

Ajuste del programa de trabajo de la Comisión para 2020

Como parte del Plan Europeo de Recuperación, la Comisión Europea también ajustó su programa de trabajo para 2020 en respuesta a la realidad sin precedentes del coronavirus. El programa de trabajo ajustado da prioridad a las iniciativas que apoyan la recuperación de Europa, salvan vidas y protegen los medios de subsistencia.

La Comisión sigue plenamente comprometida con la realización de sus iniciativas emblemáticas, las transiciones ecológica y digital, que son fundamentales para relanzar la economía europea.

Todo el dinero recaudado mediante Next Generation EU y el nuevo presupuesto de la UE se canalizará a través de los programas de la UE hacia:

El Pacto Verde Europeo es nuestra nueva estrategia de crecimiento 
  • Una Oleada de Renovación masiva para modernizar los edificios y las infraestructuras críticas de Europa, incluida la construcción de un millón de puntos de recarga para vehículos eléctricos.
  • Un millón de nuevos empleos verdes. Una economía más circular también tiene potencial para traer la producción a casa, eliminar dependencias del extranjero y crear cientos de miles de puestos de trabajo.
  • La estrategia «de la granja a la mesa» ayuda a los agricultores a proporcionar a los europeos unos alimentos asequibles, nutritivos, seguros y sostenibles. Dado el papel fundamental de las zonas rurales en la transición ecológica, la Comisión propone reforzar el presupuesto para el Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural.
  • Para apoyar nuestros ecosistemas naturales, la Comisión Europea adoptó recientemente la Estrategia sobre Biodiversidad para 2030 y pronto ultimará una estrategia forestal.
  • El Fondo de Transición Justa apoyará el reciclaje profesional de los trabajadores y creará oportunidades económicas para las pequeñas y medianas empresas.
Un mercado único más profundo y más digital 
  • Europa necesita invertir más en la mejora de la conectividad y en su presencia industrial y tecnológica. Las tecnologías como la inteligencia artificial, la ciberseguridad, los datos y la infraestructura de computación en nube, las redes 5G y 6G, los superordenadores y los ordenadores cuánticos, y las tecnologías de cadena de bloques tendrán efectos expansivos y aumentarán la autonomía estratégica de Europa. 
  • Una verdadera economía digital y de datos como motor de innovación y creación de empleo. La Comisión presentará una acción legislativa sobre intercambio de datos y gobernanza, a la que seguirá una Ley de Datos. Dado que el comercio electrónico se acelerará en los próximos años, la Ley de Servicios Digitales mejorará el marco jurídico de los servicios digitales con normas claras para las plataformas online.
  • Una nueva Estrategia de Ciberseguridad impulsará la cooperación, el conocimiento y la capacidad a nivel de la UE para mantener la seguridad de nuestra infraestructura digital.
Una recuperación justa e integradora 
  • SURE, el Instrumento Europeo de Apoyo Temporal para Atenuar los Riesgos de Desempleo en una Emergencia, aportará 100.000 millones de euros para ayudar a los trabajadores y las empresas. La Comisión tiene la intención de hacer uso de instrumentos similares en el futuro.
  • El refuerzo del apoyo al empleo juvenil y el salario mínimo justo ayudan a los trabajadores vulnerables, incluidos los jóvenes, a crear un colchón financiero y a encontrar empleo, formación y educación. Dado que las mujeres están sobrerrepresentadas e infrarremuneradas en muchos puestos de trabajo de primera línea, es necesario cerrar la brecha salarial entre hombres y mujeres, en particular a través de medidas de transparencia salarial.
  • Para ayudar a los Estados miembros a generar ingresos fiscales, la Comisión intensificará la lucha contra la evasión fiscal. Una base imponible consolidada común del impuesto sobre sociedades proporcionaría a las empresas un código normativo único. La simplificación fiscal puede mejorar el entorno empresarial y contribuir al crecimiento económico.
  • A medida que Europa se adentre en la senda de la recuperación hacia una economía más verde y digital, la necesidad de mejorar y adaptar las capacidades, los conocimientos y el saber hacer adquirirá cada vez más importancia. La Comisión presentará una Agenda de Capacidades para Europa y un Plan de Acción de Educación Digital.
Construcción de una Unión más resiliente 
  • Una nueva estrategia farmacéutica abordará los riesgos que han quedado al descubierto durante la crisis, como las capacidades de producción de medicamentos en Europa, garantizando así la autonomía estratégica europea.
  • Un nuevo plan de acción sobre las materias primas críticas reforzará los mercados cruciales de la movilidad eléctrica, las baterías, las energías renovables, los productos farmacéuticos, la industria aeroespacial, la defensa y las aplicaciones digitales.
  • La UE llevará a cabo un examen de la política comercial para garantizar el flujo continuo de bienes y servicios en todo el mundo y reformar la Organización Mundial del Comercio. La UE reforzará su control de las inversiones extranjeras directas y presentará un Libro Blanco sobre un instrumento de subvenciones extranjeras.
  • La Comisión reforzará su reserva rescEU para crear una capacidad permanente que permita gestionar todo tipo de crisis, creando para ello infraestructuras de respuesta a emergencias, capacidad de transporte y equipos de personal de asistencia urgente.

Para saber más…… https://ec.europa.eu/info/live-work-travel-eu/health/coronavirus-response/recovery-plan-europe_es

Previous ArticleNext Article
SOSTENIBLES.ORG es un Think Net formado por un grupo de profesionales con un propósito compartido: trabajar por un nuevo liderazgo colectivo y colaborativo que contribuya a una nueva mirada del presente y del futuro con la sostenibilidad como vector de desarrollo y competitividad económica y social.

2 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Igualdad Retributiva con rango de Ley: a igual trabajo, igual salario 0 22

El Gobierno de España ha aprobado dos reales decretos dirigidos a garantizar la plena igualdad entre mujeres y hombres en el entorno laboral otorgando rango de ley a los reglamentos de Igualdad Retributiva y de Planes de Igualdad. Un intento de poner fin a una de las desigualdades más injustas del mercado laboral.

Esta normativa asegura la corrección de la discriminación salarial en las empresas, una desigualdad que supone una «aberración democrática» ya que vulnera derechos fundamentales de la mitad de la población.

«A partir de hoy, se acabó que un hombre y una mujer en nuestro país, en nuestras empresas, puedan percibir retribuciones diferentes», ha manifestado la Ministra de Trabajo en la rueda de prensa posterior a la reunión del Gabinete.

La brecha de género no se limita al ámbito retributivo, sino que también se refleja en la precariedad de los empleos y las dificultades de conciliación de la vida laboral y personal, y han remarcado la relación directa entre las políticas de igualdad de una empresa y su eficiencia.

«Se acabó que un hombre y una mujer en nuestras empresas, puedan percibir retribuciones diferentes»

Igualdad retributiva entre mujeres y hombres

El Real Decreto de igualdad retributiva facilita la identificación de las discriminaciones salariales a través de un conjunto de instrumentos de transparencia: un registro con información desagregada por sexo, clasificación profesional y tipo de retribución.; una auditoría de la empresa que incluya la evaluación de los puestos de trabajo y un plan para corregir las desigualdades; y un sistema de valoración de puestos de trabajo que respete el principio de igual retribución para puestos de igual valor.

El texto garantiza el derecho a la información sobre la cadena retributiva, que es donde justamente se perciben todas y cada una de las discriminaciones que sufrimos las mujeres a lo largo de nuestra carrera profesional y de nuestra vida.

Además, prevé la celebración de reuniones semestrales de los Ministerios de Trabajo y Economía Social y de Igualdad con los agentes sociales para analizar la efectividad de la lucha contra la brecha salarial. También se colaborará con los agentes sociales en la elaboración de una guía de buenas prácticas para la negociación colectiva y las empresas, así como de una guía técnica para las auditorías retributivas.

Planes de igualdad en las empresas

En cuanto al Real Decreto sobre los planes de igualdad, la titular de Trabajo y Economía Social ha explicado que la meta es que las empresas dispongan de planes que contengan un diagnóstico negociado con los agentes sociales y abarquen desde el proceso de selección del personal y la permanencia en una empresa hasta la salida del puesto de trabajo.

El texto fija el procedimiento de elaboración de los planes a través de una comisión negociadora, su contenido mínimo -que debe incluir la auditoría retributiva- y su vigencia. Los planes incluirán a todos los trabajadores de la empresa y será obligatorio registrarlos.

Fuente: La Moncloa

World Metropolitan day: las ciudades de los proyectos vitales. 0 74

La ciudad debe entenderse como un espacio donde las personas puedan desarrollar sus proyectos vitales. eCivis y Eurlocal, organizaron en el marco del World Metropolitan Day de Metropolis un debate titulado “Las ciudades como motor para la transformación en sociedades más sostenibles, resilientes y justas”. Un debate que contó con las aportaciones del consultor en reputación y liderazgo Pau Solanilla, impulsor de la plataforma Sostenibles.Org, y Sonia P. Landázuri, arquitecta en Quiquiricú, consultoría de innovación social.

La ciudad tiene que ser un espacio donde las personas puedan desarrollar sus proyectos vitales, debe ser un espacio cívico, un entorno que favorezca la participación ciudadana, la interacción de lo público con sus vecinos y vecinas, en un contexto local, pero de mirada global.

Un entorno competitivo en el sentido positivo de la palabra, que trabaje por ser sostenible en el sentido amplio de la palabra, esto es, desde un punto de vista social, económico, y de equidad. Y finalmente, debe ser un espacio híbrido, capaz de maridar lo físico con lo digital, entendiendo en todo caso la tecnología como medio para conseguir este territorio activo, solidario, resiliente y por qué no, divertido y atractivo para todas las personas que habitamos en él.

La ciudad tiene que ser un espacio donde las personas puedan desarrollar sus proyectos vitales

Estos importantes retos para las ciudades nos interpelan a pensar qué es lo necesario para redibujar la ciudad conforme a este esquema en un contexto de crisis que impacta de manera especial en el territorio urbano. Una crisis que pone de manifiesto:

La ausencia de conciliación de las personas con el planeta. No podemos vivir de espaldas a la naturaleza. Y hay muchas cosas que podemos hacer desde lo pequeño, desde la ciudad, para revertir esa situación, como, por ejemplo, impulsar el consumo de proximidad.

La ausencia de conciliación de las personas con el espacio urbano. Las ciudades se han revelado como lugares que no facilitan la vida comunitaria, se construyen y desarrollan impulsados más por intereses económicos que por la pretensión de favorecer un entorno apto para el desarrollo de la comunidad.

Y, por último, ha dejado ver la ausencia de conciliación con nuestro entorno más cercano (familia, hogar).

¿Qué acciones se podrían llevar a cabo?

Hay que plantear en primer lugar una necesaria reconfiguración del espacio público, una transformación urbana, que sea sostenible pero no excluyente. Y como ejemplo tenemos que poner espacios verdes en las ciudades puede ser, por paradójico que parezca, excluyente para ciertos colectivos. Transformar y redibujar sí, pero sin dejar a nadie atrás.

De esta forma, hay que retornar a modelos de urbanismo ecosistémico, reconciliándonos con nuestro entorno próximo, aprendiendo a explotar los recursos y a vivir en la ciudad de una manera sostenible en lo medioambiental, en lo económico y en lo social.

Necesitamos repensar la gobernanza. La Covid ha puesto de manifiesto la necesidad de establecer espacios colaborativos, espacios para la cocreación. Porque actuando juntas, las personas somos mejores y podemos hacer más.

Ello se liga también a la recomendación de profundizar en la gestión de la ciudad desde lo local, desde lo municipal, pero sin perder de vista nuestra posición en la globalidad y buscando por tanto el participar en modelos de gobernanza imbricada.

Todo ello contando con la ciudadanía, ligando proyectos cívicos con la actuación administrativa que, a una velocidad decimonónica, ha quedado desnuda ante la ciudadanía de una manera preclara: la transformación de la actuación administrativa y su mastodonte burocrático exige sin más dilación una intervención drástica y eficaz, modelos de tramitación y de gobernanza electrónica que no se pierdan en procedimientos interminables y que conecten, por fin, con la ciudadanía.

La ciudad necesita repensar los horarios, necesita intervenir colaborativamente con proyectos cívicos para reconfigurar la gestión del tiempo, como elemento tractor para otras transformaciones necesarias en el espacio urbano.

Estas cuestiones surgieron en el marco de un interesantísimo debate, muy participativo. Y aunque es cierto con son temas que no son inmediatos sino que requieren tiempo y rodaje, no lo es menos que el hecho de ponerlos sobre la mesa puede ser inspirador para entidades sociales y organizaciones interesadas en estas cuestiones para, poco a poco, ir participando y contribuyendo a la reconfiguración de nuestras urbes.