El papel de los mercados de capitales en el impulso de inversiones en infraestructura sostenible 0 273

Primera emisión de bonos sociales de la UE: interés de los inversores - SOSTENIBLES

La infraestructura sostenible puede desempeñar un papel vital para reducir la amenaza de una recesión mundial y ayudar a garantizar una recuperación sostenible. Puede ayudar a crear empleos de calidad, atraer inversiones y mejorar los servicios públicos mitigando las crisis ambientales, sociales y climáticas.

La OCDE estima que se necesitan USD 6,3 billones de inversión en infraestructura a nivel mundial cada año entre 2016 y 2030 para satisfacer las necesidades de desarrollo global. Unos USD 600 mil millones adicionales harán que estas inversiones sean compatibles con el clima, un aumento relativamente pequeño considerando las ganancias en crecimiento, productividad y bienestar.

Para satisfacer la creciente demanda en América Latina y el Caribe de servicios públicos e infraestructura de calidad, que sean sostenibles y respetuosos con el clima, las inversiones deben aumentar al menos en un 2% del PIB regional. Esto es aproximadamente USD 250 mil millones por año, lo que requiere un esfuerzo fiscal considerable y un aumento en la participación del sector privado.

Cómo desbloquear una mayor inversión del sector privado en infraestructura sostenible

En un nuevo informe del BID en colaboración con el South Pole y Sitawi estudia la efectividad de los vehículos de inversión existentes en el sector público y privado y la regulación para las inversiones en infraestructura a través de los mercados de capitales.

El estudio demuestra que la región aún no ha adoptado las herramientas del mercado de capitales para impulsar el cambio hacia una infraestructura sostenible. Incluso si estos instrumentos son impulsados ​​por iniciativas lideradas por el mercado, un próximo paso crucial es apoyar a los reguladores para estimular la inversión en infraestructura sostenible.

Para impulsar las inversiones en infraestructura sostenible, identificamos pasos clave que incluyen estimular la innovación y adaptar la regulación existente y los vehículos de inversión mediante el desarrollo de etiquetas verdes, sociales y sostenibles para instrumentos distintos de los bonos.

También existe la necesidad de crear incentivos como mecanismos de mitigación de riesgos específicos (por ejemplo, mitigación del riesgo cambiario, provisiones de primera pérdida, brechas de viabilidad e instalaciones de liquidez) y estándares de etiquetado para la emisión de instrumentos de infraestructura sostenible del mercado de capitales.

Este informe se basa en el marco sobre infraestructura sostenible del BID, el cual promueve que la toma de decisiones sobre infraestructura que sea sostenible desde el punto de vista económico, financiero, social, ambiental e institucional. El establecimiento de una taxonomía de infraestructura sostenible regionalmente aceptada relevante para todos los interesados ​​del ecosistema de infraestructura estimularía aún más tales inversiones.

Esto puede ayudar a impulsar la incipiente participación del sector privado en la transición hacia economías bajas en carbono. En América Latina, los sectores financieros han respondido de diversas maneras a esta transición.

El informe evalúa las acciones tomadas por los seis principales mercados de capitales en América Latina (Argentina, Brasil, Chile, Colombia, México y Perú) y la efectividad de los vehículos de inversión existentes del sector público y privado en proyectos de infraestructura.

El informe confirma que el financiamiento bancario juega un papel clave en la región y cataloga 55 instrumentos diferentes en los 6 países, lo que demuestra que los instrumentos del mercado de capitales están mejorando y expandiéndose.

Estos instrumentos han surgido en una falta general de regulación gubernamental dedicada a la inversión en infraestructura. Para mejorar la situación, encontramos tres recomendaciones regionales clave que pueden aplicarse a países bajo diferentes enfoques:

1-Estimular la participación de los inversores mediante la adaptación de la regulación para promover la participación de los inversores institucionales, incluidos los fondos de pensiones.

Los fondos de pensiones son un grupo de inversores clave en América Latina, que poseen hasta el 60% de los activos del mercado de capitales. Evaluar el gran potencial de inversión de los grupos de inversores clave, como los fondos de pensiones, sería un buen argumento para adaptar la regulación y desbloquear la inversión.

La participación de las compañías de seguros y fondos de pensiones en ALC para invertir en instrumentos verdes, sociales o sostenibles es vital para apoyar una recuperación sostenible.

La resolución 764 de la Comisión Nacional de Valores de Argentina (CNV), requiere que los bonos, las inversiones y los fondos fiduciarios se adscriban a estándares internacionales para la emisión de Bonos Verdes, Sociales y de Sostenibilidad. Los países deben considerar que adaptar la regulación para los inversores institucionales nacionales puede facilitar la difusión de fondos centrados en infraestructura sostenible.

2-Existe la necesidad de diferenciar activos sostenibles y regulares a través de etiquetas.

Existe la necesidad imperante de etiquetar las inversiones sostenibles más allá de los instrumentos de tipo bono. Solo los instrumentos de tipo bono tienen actualmente una etiqueta de sostenibilidad. Esta práctica debería ampliarse a otros instrumentos de inversión en infraestructura, ya que el etiquetado claro y distinguible de las inversiones sostenibles puede estimular el mercado.

Los instrumentos de infraestructura dedicados, como el FIBRA E de México, pueden facilitar el etiquetado de sostenibilidad específicamente dirigido a la infraestructura. México también está explorando las etiquetas de sostenibilidad para otros instrumentos, como los valores fiduciarios, y esta práctica debería considerarse en otros lugares de ALC.

3-Rediseñar e innovar con vehículos de inversión.

Los países deberían utilizar la innovación como catalizador de inversiones en infraestructura sostenible. La definición de infraestructura o infraestructura sostenible como una clase de activo separada podría promover el desarrollo de etiquetas de sostenibilidad dedicadas.

En Brasil, las “obligaciones” de infraestructura dedicadas (bonos de infraestructura dedicados) han tenido un éxito significativo y, en particular, las que se emitieron como bonos verdes. Un gran ejemplo es el bono verde emitido por una compañía de transmisión de electricidad para la construcción de líneas de transmisión.

La innovación también puede significar importar y adaptar esquemas exitosos. En Perú, las innovaciones regulatorias recientes, como la creación de dos instrumentos financieros para inversiones inmobiliarias, FIRBI y FIBRA, se basaron en experiencias exitosas en México.

Prioricemos proyectos listos para la implementación de infraestructura sostenible

A medida que los países planean reactivar sus economías, este es un momento crítico para que los ministerios de finanzas de ALC y los inversores privados prioricen los proyectos listos para implementación de infraestructura sostenible para crear empleos, atraer inversiones y hacer que el sistema sea más fuerte y resistente a futuras pandemias y desastres climáticos. Construir un puente hacia una recuperación sostenible solo es posible si el sector privado se encuentra entre los actores principales.

Fuente: BID

Otras lecturas:

Financiamiento de infraestructura sostenible en América Latina y el Caribe: desarrollo del mercado y recomendaciones (disponible en inglés).

Previous ArticleNext Article

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *