Agenda Digital 2025 y el reto de transformar la economía 0 186

España Digital 2025 contempla la puesta en marcha durante 2020-2022 de un conjunto de reformas estructurales que movilizarían un importante volumen de inversión pública y privada, en el entorno de los 70.000 millones de euros.

La inversión pública en el periodo 2020-2022 se situaría en torno a los 20.000 millones de euros, de los cuales 15.000 millones de euros, aproximadamente, corresponderían a los diferentes programas y nuevos instrumentos comunitarios de financiación del Plan de Recuperación Next Generation EU, que establece que la digitalización tiene que ser uno de los ejes principales para movilizar estos recursos. A ello se sumaría la inversión prevista por el sector privado, de unos 50.000 millones de euros, en un escenario moderado de despliegue de las medidas.

España Digital 2025 centrará sus objetivos en el impulso a la transformación digital del país como una de las palancas fundamentales para relanzar el crecimiento económico, la reducción de la desigualdad, el aumento de la productividad y el aprovechamiento de todas las oportunidades que brindan las nuevas tecnologías, con respeto a los valores constitucionales y europeos, y la protección de los derechos individuales y colectivos.

Esta ambiciosa agenda anticipa las reformas estructurales e inversiones necesarias para desplegar infraestructuras tecnológicas, aumentar la conectividad y hacer que nuestras empresas, especialmente las pymes, sean más digitales.

Ejes estratégicos

Esta agenda consta de cerca de 50 medidas que se articulan en torno a diez ejes estratégicos:

Conectividad digital. Garantizar una conectividad digital adecuada para toda la población, promoviendo la desaparición de la brecha digital entre zonas rurales y urbanas, con el objetivo de que el 100% de la población tenga cobertura de 100 Mbps en 2025.

Despliegue de la tecnología 5G. Incentivar su contribución al aumento de la productividad económica, al progreso social y a la vertebración territorial. Se fija como objetivo que en 2025 el 100% del espectro radioeléctrico esté preparado para el 5G.

Reforzar las competencias digitales, tanto de los trabajadores como del conjunto de la ciudadanía. Se pondrá especial énfasis en las necesidades del mercado laboral y en cerrar la brecha digital en la educación. El objetivo es que en 2025 el 80% de las personas tengan competencias digitales básicas y que la mitad de ellas sean mujeres.

Reforzar la ciberseguridad. Se busca disponer de 20.000 especialistas en ciberseguridad, Inteligencia Artificial y datos en 2025 gracias, entre otros aspectos, al polo de actividad empresarial que supone el entorno del Instituto Nacional de Ciberseguridad (INCIBE).

Digitalizar las Administraciones Públicas, particularmente en ámbitos clave como el Empleo, la Justicia, o las Políticas Sociales mediante la actualización de las infraestructuras tecnológicas. En 2025, el 50% de los servicios públicos estarán disponibles a través de app móvil y se simplificará y personalizará la relación de la ciudadanía y las empresas con las Administraciones.

Acelerar la digitalización de las empresas, con especial atención a las micropymes y a las ‘start-ups’. Se fija como meta que al menos el 25% del volumen de negocio de las pymes provenga en 2025 del comercio electrónico.

Acelerar la digitalización del modelo productivo, mediante proyectos tractores de transformación digital en sectores económicos estratégicos como el Agroalimentario, Movilidad, Salud, Turismo, Comercio o Energía, entre otros. Estos proyectos tienen como meta una reducción del 10% de las emisiones de CO2 por efecto de la digitalización de la economía en 2025.

Mejorar el atractivo de España como plataforma audiovisual europea para generar negocio y puestos de trabajo, con una meta de incremento del 30% de la producción audiovisual en nuestro país para el año 2025.

Transitar hacia una economía del dato, garantizando la seguridad y privacidad y aprovechando las oportunidades que ofrece la Inteligencia Artificial con el objetivo de que, al menos, el 25% de empresas usen Inteligencia Artificial y Big Data dentro de cinco años.

Nuevos derechos en el nuevo entorno digital, y en particular, los derechos laborales, de los consumidores, de los ciudadanos y de las empresas. En este ámbito se fija como objetivo la elaboración de una carta de derechos digitales.

Además, España Digital 2025 quiere contribuir a cerrar las diferentes brechas digitales que se han ensanchado en los últimos años, ya sea por motivos socioeconómicos, de género, generacionales, territoriales, o medioambientales, y que se han puesto de manifiesto durante la pandemia. Una misión que se encuentra alineada a los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y la Agenda 2030 de Naciones Unidas.

Consejo consultivo y seguimiento

El Gobierno creará el Consejo Consultivo para la Transformación Digital, que tendrá carácter público-privado y facilitará el diálogo y participación de los distintos agentes económicos y sociales para la transformación digital del país.

El Observatorio Nacional de Telecomunicaciones y Sociedad de la Información (ONTSI) contribuirá proporcionando información pública en materia de transformación digital y apoyando la elaboración de informes para la evaluación y actualización de las actuaciones desarrolladas en el marco de esta agenda.

Adicionalmente, se creará un sitio web dedicado a España Digital 2025, con información actualizada sobre medidas e indicadores, y se elaborará un Informe Anual de seguimiento, que será presentado al Consejo Consultivo para la Transformación Digital.

Previous ArticleNext Article
SOSTENIBLES.ORG es un Think Net formado por un grupo de profesionales con un propósito compartido: trabajar por un nuevo liderazgo colectivo y colaborativo que contribuya a una nueva mirada del presente y del futuro con la sostenibilidad como vector de desarrollo y competitividad económica y social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Fondo de ayuda de la Eurorregión Pirineos Mediterráneo para la crisis del Covid-19 0 87

El fondo tiene un importe total de 700.000€, abierto a proyectos y acciones de los cinco ámbitos sectoriales en los que trabaja la EPM: innovación, medio ambiente y cambio climático, enseñanza superior e investigación, turismo y cultura.

La Eurorregión Pirineos Mediterráneo (EPM) ha abierto hoy la convocatoria para poder optar al Fondo de ayuda económica para dar respuesta a la crisis generada por la pandemia del virus Covid-19. Este Fondo, que dispone de un total de 700.000€, constituye una respuesta específicamente eurorregional a la situación que viven los actores que operan conjuntamente en las Islas Baleares, Cataluña y la Región de Occitania.

El objetivo del fondo es paliar los efectos de la crisis sanitaria y reactivar la economía de los territorios que integran la EPM

Los candidatos que quieran beneficiarse del Fondo deberán mandar una solicitud entre el 8 de junio y el 31 de octubre de 2020. El Fondo de ayuda eurorregional se destina a cinco grandes áreas temáticas, que coinciden con las cinco grandes áreas de actuación de la EPM: la innovación, el medio ambiente y el cambio climático, la enseñanza superior y la investigación, el turismo y la cultura.

Podrán optar al Fondo un gran abanico de actores: entidades territoriales, empresas, universidades, centros de investigación (públicos y privados), asociaciones, fundaciones, emprendedores, etc. El Fondo se articula alrededor de seis objetivos específicos:

1. La innovación y la investigación: la innovación tiene que estar al servicio de una Eurorregión autosuficiente en términos agroalimentarios.

2. Enseñanza superior: las universidades eurorregionales deben permitir la inclusión de todos los estudiantes frente a los retos de la enseñanza a distancia.

3. Turismo: la Eurorregión debe ser una destinación segura, sostenible y resiliente.

4. Medio Ambiente: la economía circular debe ser una prioridad eurorregional. El concepto debe ponerse en relievo frente a la proximidad de las crisis sanitarias.

5. Adaptación frente al cambio climático: se debe promover la adaptación al cambio climático en todos los sectores para conseguir una mejor resiliencia, especialmente frente a las crisis sanitarias.

6. Cultura: es necesario reorientar la producción cultural, especialmente de los jóvenes actores eurorregionales, hacia la digitalización de los contenidos artísticos.

Con la voluntad de contribuir a estos objetivos, el fondo de ayuda se estructurará en dos grandes bloques:

1) Ayudas destinadas a consorcios u otras formas de asociación que presenten proyectos de una duración de 18 meses. Los proyectos que se presenten deberán ayudar a dar una respuesta a los objetivos planteados más arriba.

2) Ayudas destinadas a realizar los estudios prospectivos que respondan a los objetivos planteados por la Eurorregión y que hagan posible que universidades, centros de investigación, empresas y expertos puedan trabajar conjuntamente para dar una respuesta comuna.

Está previsto que, durante los próximos días, se publiquen las clausulas técnicas, que acabarán de determinar las normas y el proceso de selección de las propuestas aspirantes.

El fondo de ayuda eurorregional tendrá una duración de 18 meses y su objetivo final será el desarrollo de una mayor capacidad de resiliencia delante la adversidad actual. Centrará sus esfuerzos a consolidar la cooperación entre los actores eurorregionales para ayudarlos a salir de la situación de crisis. Valoración de los proyectos y propuestas.

Los proyectos y propuestas presentados deben cumplir con los resultados esperados, que se describen en el reglamento del Fondo. Tienen que aportar un valor añadido: deben ser precisos, concretos y también mesurables –tanto cualitativamente como cuantitativamente– mediante indicadores previamente definidos.

Cada comité sectorial de la EPM convocado en jurado seleccionará por unanimidad los beneficiarios del Fondo y la cantidad de la ayuda asignada. La duración de las acciones previstas en los proyectos seleccionados no debe superar los dieciocho meses. Es imprescindible que los beneficiarios del Fondo estén domiciliados en los territorios de la Eurorregión Pirineos Mediterráneo.

Presentación de candidaturas Para solicitar la ayuda, se debe rellenar el formulario que se encuentra en la página web www.euroregio.eu.

Más información: Euroregió Pirineus Mediterrània

Empresas post-Covid19: en busca de un nuevo concepto de talento 0 150

El talento digital será un factor crítico para la competitividad y la sostenibilidad de nuestras organizaciones. Según el estudio Talent Trends de Randstad, la búsqueda de talento en los perfiles profesionales se basa en la flexibilidad , su capacidad de adaptación a las nuevas tendencias y tecnologías.

Las empresas que apuesten por el talento y la digitalización serán las que mejor se adapten a la “nueva normalidad”. Una evidencia que pone de manifiesto el estudio realizado por Randstad. La actual estrategia de búsqueda de talento mantiene exigencias pre-pandemia tales como la flexibilidad de los perfiles profesionales, su adaptación a las nuevas tendencias y, sobre todo, el impacto de la tecnología.

Ahora se buscan perfiles con excelentes habilidades de resolución de problemas, con empatía y con capacidad de comunicación. Este es el nuevo concepto de talento que van a tener las empresas, íntegramente relacionado con la digitalización y la incorporación de la tecnología a los procesos empresariales.

No todos los sectores han sufrido las mismas consecuencias, incluso algunos han sabido adaptarse con rapidez a la nueva normalidad que ha impuesto la pandemia. Ese rápido reajuste está muy relacionado con el empleo de la tecnología y las herramientas de trabajo en remoto, y demuestra que la inversión en personas y digitalización es la clave para afrontar los retos a los que se enfrentan las empresas.

El 45% de los departamentos de RRHH y de los altos directos afirmaban que la transformación digital se estaba realizando de manera precoz y no estaban capacitados para seguir el ritmo. Se trata de una diferencia notable con respecto al estudio del año pasado, en el 60% de los encuestados aseguraban estar preocupados por el ritmo de los cambios.

La tecnología, aliada en la búsqueda de talento

El estudio arroja algunos datos a tener en cuenta, y la tecnología es ya un elemento central en la captación de talento:

Casi la mitad de los responsables de Recursos Humanos (47%) afirma que estaban invirtiendo en análisis predictivo del talento. El 64% ya está invirtiendo significativa o moderadamente en capacidades de análisis. La gran mayoría (81%) consideran el análisis como algo fundamental en su capacidad de adquirir talento, una percepción que ha estado aumentando constantemente desde 2016.

Esta realidad va, sin embrago, mucho más allá de la gestión de los Recursos Humanos. La implementación del Big Data y el análisis de datos es una tendencia en alza en numerosas empresas, y más que nunca, las estrategias de crecimiento empresarial estarán guiadas por indicadores y previsiones analíticas de la evolución del mercado.

Las organizaciones que prioricen sus estrategias de datos estarán mejor posicionadas para comprender cómo clasificar los daños e identificar las oportunidades de crecimiento.

El teletrabajo ha venido para quedarse

La volatilidad del entorno empresarial actual, y con la crisis sanitaria aún sin resolver, el teletrabajo es una medida que puede acabar siendo permanente. Aporta numerosos beneficios como la seguridad de la continuidad de la actividad empresarial frente a rebrotes de la pandemia.

Los empleados tendrán que desarrollar tanto habilidades soft -como la comunicación, el liderazgo virtual y la gestión del tiempo- como competencias digitales que les ayuden a hacer un uso eficaz de las nuevas tecnologías.

Un requisito para que la medida del teletrabajo sea exitosa será la implementación del reskilling, es decir, adaptar sus habilidades al entorno virtual. Los empleados tendrán que desarrollar tanto habilidades soft -como la comunicación, el liderazgo virtual y la gestión del tiempo- como competencias digitales que les ayuden a hacer un uso eficaz de las nuevas tecnologías.

Esta medida puede resultar útil además para alcanzar el equilibrio entre el trabajo y la vida personal, completar las tareas con mayor facilidad, gestionar proyectos y colaborar eficazmente con las personas que utilizan la tecnología. Si bien estas habilidades pueden surgir naturalmente para algunos, otros necesitarán mayor capacitación y orientación.

La importancia del employer brand

El estudio indica que en esta situación de incertidumbre, la importancia creciente que en los años previos ha adquirido el employer brand se va a agudizar significativamente. El estudio del employer brand nos indica en los últimos años el salario pierde importancia como aspecto más valorado en un empleo, a favor de la conciliación y el ambiente de trabajo.

Es probable que el talento busque trabajo con empresas capaces de adaptarse a cualquier circunstancia ajena a su control, es decir, que tengan previstos instrumentos como el trabajo en remoto para poder continuar con el desempeño en caso de rebrotes.

Fuente: Observatorio de Recursos Humanos