Los jóvenes lo tienen claro: la eduación ambiental es clave 0 95

La sostenibilidad es uno de los factores claves para superar la crisis. Los jóvenes españoles están seguros de ello, esa es una de las principales conclusiones del estudio «Jóvenes, educación y medioambiente», realizado por More Than Research para Naturaliza, el proyecto de educación ambiental de Ecoembes.

Según este estudio, realizado a más de 3.400 jóvenes de entre 18 y 30 años de toda España, 9 de cada 10 entrevistados consideran que, en la era post-covid, la educación ambiental debería ser tratada como un instrumento fundamental en la sociedad que contribuye, en gran medida, a hacer frente a situaciones como la actual.  

El 90% de los jóvenes cree necesario que los problemas ambientales sean considerados en mayor medida para entender y prevenir crisis que afecten a la salud.

Otro de los aspectos analizados en el estudio para Naturaliza es cómo se relacionan los jóvenes con la naturaleza, algo que cada vez cobra más importancia. De este modo, a pesar de que 8 de cada 10 de los encuestados declaran que antes de la crisis sanitaria ya tenían mucho o bastante contacto con la naturaleza, más de la mitad de ellos (54%) afirman que, tras el fin de la desescalada, saldrán más al entorno natural. La principal razón que alegan es la de ‘necesidad’, considerando el contacto con el medio ambiente como algo que les genera libertad, desconexión y alegría.

Precisamente, los expertos defienden que el contacto directo con la naturaleza es algo esencial para el ser humano, especialmente para los niños, quienes frecuentemente sufren un déficit de naturaleza que afecta al desarrollo de sus capacidades creativas, emocionales e intelectuales.

Naturaliza apuesta por la educación en entornos naturales como vía con la que fomentar ese necesario contacto desde edades tempranas. Así, ofrece recursos y herramientas a los profesores para llevar las clases al exterior y aprovechar la naturaleza como aula, una práctica que, en las circunstancias actuales, cobra aún más relevancia.

Actualmente, ya son más de 1.000 los docentes de primaria de toda España que llevan una mirada ambiental a sus alumnos y, todo aquel que quiera formar parte de este proyecto en el curso 2020/2021.

Naturaliza te ayuda a incorporar la educación ambiental en el currículo escolar.

Para saber más: Aprendizaje Ambiental Activo en tu aula

Previous ArticleNext Article
SOSTENIBLES.ORG es un Think Net formado por un grupo de profesionales con un propósito compartido: trabajar por un nuevo liderazgo colectivo y colaborativo que contribuya a una nueva mirada del presente y del futuro con la sostenibilidad como vector de desarrollo y competitividad económica y social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El coste humano de los desastres climáticos 0 32

La UNDRR publica un informe con motivo del Día Internacional para la Reducción del Riesgo de Desastres 1 que confirma cómo los fenómenos meteorológicos extremos han llegado a dominar el panorama de los desastres en el siglo XXI. Desde principios de siglo se han registrado 7.348 desastres naturales graves, un 80% más que en las dos décadas anteriores.

El informe de la UNDRR, elaborado per expertos del Centro de Investigación sobre Epidemiología de Desastres, en la Universidad Católica de Lovaina (Bélgica), indica que en las dos últimas décadas se han registraron en todo el mundo 7.348 eventos que pueden ser catalogados como desastres (sucesos de origen natural que acaban provocando gran número de pérdidas de vidas y daños materiales; generalmente por falta de prevención y planificación).

En los últimos veinte años, el número de grandes inundaciones se ha duplicado, de 1.389 a 3.254, mientras que la incidencia de tormentas aumentó de 1.457 a 2.034

Las estadísticas de este informe provienen de la Base de datos de eventos de emergencia (EM-DAT) mantenida por el Centro de Investigación sobre la Epidemiología de los Desastres (CRED) que registra desastres que han causado la muerte de diez o más personas; afectado a 100 o más personas; resultó en un estado de emergencia declarado; o una llamada de asistencia internacional.

En el período 2000 a 2019, se registraron 7.348 grandes desastres que cobraron 1,23 millones de vidas y afectaron a 4.200 millones de personas (muchas en más de una ocasión), lo que provocó aproximadamente 2,97 billones de dólares en pérdidas económicas mundiales.

Este es un fuerte aumento con respecto a los veinte años anteriores. Entre 1980 y 1999, 4.212 desastres estuvieron relacionados con peligros naturales en todo el mundo que cobraron aproximadamente 1,19 millones de vidas y afectaron a 3,25 mil millones de personas, lo que provocó aproximadamente 1,63 billones de dólares en pérdidas económicas.

Gran parte de la diferencia se explica por un aumento en los desastres relacionados con el clima, incluidos los eventos climáticos extremos: de 3.656 eventos relacionados con el clima (1980-1999) a 6.681 desastres relacionados con el clima en el período 2000-2019.

Imagen

En los últimos veinte años, el número de grandes inundaciones se ha duplicado, de 1.389 a 3.254, mientras que la incidencia de tormentas aumentó de 1.457 a 2.034. Las inundaciones y tormentas fueron los eventos más frecuentes.

El informe “El coste humano de los desastres 2000-2019” también registra aumentos importantes en otras categorías, como sequías, incendios forestales y eventos de temperaturas extremas. También ha habido un aumento en los eventos geofísicos, incluidos terremotos y tsunamis, que han matado a más personas que cualquiera de los otros peligros naturales que se analizan en este informe.

Imagen

El nuevo valor de la proximidad en las ciudades 0 89

“La pandemia global ha resaltado la importancia de la ubicación y la proximidad” dice Jordan Stark, portavoz de Here Technologies , la plataforma de datos de ubicación que ha creado el mapa que te indica si vives en una ciudad de los 15 minutos.

En una «ciudad de 15 minutos», concepto defendido por la Alcaldesa de París, Anne Hidalgo, es posible satisfacer sus necesidades básicas en 15 minutos a pie o en bicicleta. El futuro de la ciudad es el barrio, pero no ese barrio que obliga a coger el coche para ir a la oficina o hacer la compra en el supermercado. 

La ciudad del mañana es la suma de barrios autosuficientes donde todos los servicios esenciales están a quince minutos o menos en bici o a pie. Se trata de crear una ciudad descentralizada para buscar un nuevo equilibrio en los barrios y reducir la movilidad forzosa.

En los EEUU, una nueva herramienta permite trazar un mapa de los servicios locales para ver qué tan cerca se acerca su vecindario al ideal. Here Technologies , la plataforma de datos de ubicación que creó el mapa, crea mapas para empresas y creó la nueva herramienta para demostrar cómo los desarrolladores podrían trabajar con sus datos. 

Si bien la versión actual traza servicios como tiendas de comestibles, paradas de tránsito y atención médica, en la línea de Walkscore, otra herramienta, la compañía dice que luego podría crear una iteración que considere qué tanlo lejos deben viajar los residentes para llegar a una oficina.

El mapa también muestra a cuántos servicios se puede acceder en automóvil desde una dirección. “Queríamos mostrar, especialmente en los Estados Unidos, el contraste en la accesibilidad entre caminar y conducir”, dice Stark. “Y como puede imaginar, hay varias comunidades en las que tiene todos sus artículos esenciales a 15 minutos en automóvil, pero potencialmente menos de una ubicación esencial en un paseo. Así que fue una forma de mostrar ese contraste en la composición espacial «.

Se trata en definitiva de rediseñar la ciudad “policéntrica” y desmovilizada para fortalecer las redes vecinales y afianza nuestro sentido de pertenencia.

En España algunas ciudades han impulsado proyectos orientados a desmovilizarse como  las “supermanzanas” de Barcelona y Vitoria, diseñadas para desincentivar el tráfico rodado y alejar los coches de los lugares frecuentados por los peatones. Otras muchas iniciativas empiezan a desarrollarse bajo el concepto de la ciudad de los 15 minutos como una “hoja de ruta” en la que inspirar el desarrollo urbanístico del futuro. Un nuevo e ineludible reto para los gobiernos locales para rediseñar el espacio público de nuestras ciudades para hacerlas más habitables.

Fuente: The Fast Company y Traveler