Medios de comunicación o el poder de la responsabilidad 0 149

Medios de comunicación o el poder de la responsabilidad - sostenibles

De la máxima de David Hume “quien tiene la información tiene el poder”, los activistas de la responsabilidad social proclaman: “quien tiene el poder tiene la responsabilidad”. Nita Macía reflexiona sobre la responsabilidad social en un medio de comunicación y su compromiso ético con motivo del aniversario del Diario del Alto Aragón. Un tema que se encuentra en permanente debate dentro y fuera de los mismos medios.

La Responsabilidad de los medios va directamente relacionada con el impacto que pueden ocasionar sus contenidos. Sin duda, lo más relevante es el poder que los medios tienen en la formación de la opinión pública, es decir, la influencia en la opinión ciudadana está directamente relacionada con la información y las opiniones emitidas en el medio.

Los medios de comunicación pueden constituirse en actores morales capaces de influir en la generación de condiciones sociales para el florecimiento de la compasión, un termino que adquiere especial transcendencia en esta convulsa etapa que nos toca vivir y que solo a través de la compasión podemos hablar de justicia social construcción de futuro y por ende de felicidad.

Dice mi querida y admirada la filósofa Adela Cortina Cortina, que existen cuatro exigencias que los medios de comunicación deberían satisfacer.

1) “Aumentar la libertad de los ciudadanos, al ampliar su información” 
2) “Convertirse en plataforma para la libre expresión de las opiniones” 
3) “Potenciar una opinión pública razonante (…) esa deliberación pública sin la que no hay democracia posible ni sociedad adulta, sin la que no existe público, sino masa o multitud”  4) “Entretener, tarea importante porque el ser humano es homo ludens, y no sólo homo faber y homo sapiens
” 

Una tarea que ha de asumirse desde el liderazgo, un liderazgo de liderazgo quien va en cabeza en una actividad y es capaz de arrastrar a un número respetable de seguidores, que le imitan, le tienen por referente y de algún modo confían en él. Liderazgo e inteligencia para analizar el contexto, impulsar y compartir con un sentido de la ética trasversal lo que sin duda ha contribuido a su reputación, confianza y perdurabilidad.

El liderazgo representa avance y perfeccionamiento para aquellos que comparten una visión. Es necesario promover el liderazgo responsable como  capacidad de influir sobre las personas para que trabajen con entusiasmo en la consecución de objetivos en pro del bien común y ese bien común no es otro que el progreso sostenible, donde el papel de los medios de comunicación se convierte en clave.

Ya nadie duda de que la sociedad va a cambiar después de esta crisis aunque más acertado es decir que la sociedad está cambiando en esta crisis, y es ahora cuando la responsabilidad, la capacidad moral y el capital ético de quienes asuman el liderazgo tomará una especial relevancia para que, tirando de eslogan de la agenda 2030, nadie se quede por el camino.

Este momento histórico nos obliga a tomar decisiones a alta velocidad y en medio de una contagiosa incertidumbre. Y todo tipo de saberes adquieren el compromiso de ponerse a ello: los epidemiológicos por supuesto; también los urbanísticos y arquitectónicos ya que habrá que repensar cómo vivir en un espacio con garantías de salud y privacidad, Un lugar donde la felicidad no esté confinada; los económicos aportando nuevos modelos empresariales que garanticen el reparto sin poner en riesgo a generaciones futuras y que todo ello sea llevado a cabo desde una economía sostenible y justa, también lo político, en un momento de crisis vinculadas a gobiernos y gobernantes, etc.

Lo más acuciante es conseguir el compromiso ético y firme de la ciudadanía, un compromiso que será posible siempre y cuando gobiernos y empresas tengan capacidad de trasladar ilusiones, participar decisiones y compartir éxitos con el resto de la humanidad.

La entidades y las personas que nos dedicamos generar y divulgar conocimientos y contenidos nos enfrentamos a dos grandes retos y hemos de asumirlos con responsabilidad.

El primero, es el de generar contenidos y espacios con accesibilidad total, es necesario más que nunca pensar en un aprendizaje universal, en el que los contenidos sean accesibles venciendo la brecha digital y en el que el concepto OpenData cobre especial relevancia. El gran reto y la gran oportunidad para un medio de comunicación escrito en la actualidad pasa posiblemente por la accesibilidad en su canal digital y en vencer las barreras que pueden ser generadas por sus propios profesionales en la elaboración de los contenidos para el entorno web y que dificultan el acceso a los mismos de personas con discapacidad, mayores y otros colectivos.

Huesca es una provincia rural a merced de la ansiada trasformación digital que ha de superar tres aspectos coyunturales: el primero la propia brecha digital con un territorio que sufre las consecuencias de la globalización de la sociedad que demanda, cada vez en mayor medida, el acceso a Internet para realizar cualquier trámite o gestión, pública o privada propiciando la llamada brecha digital entre el mundo rural y urbano y en el que todavía no cuenta con conexión a internet en todo su territorio, lo que convierte en urgente y vital ; la creación de una infraestructura digital de alta velocidad en las zonas rurales, junto con la educación y la formación digital, el segundo, tienen que ser una prioridad en materia de inversión.

El tercer aspecto es el impacto digital en los más vulnerable cuya vulnerabilidad aumenta por la falta de acceso. Otro reto gira entorno a la responsabilidad de seguir, en el que la palabra posponer ha de ser descartada de nuestro inmediato horizonte. Asistimos a un momento en el que toda actividad basada en la participación colectiva y la ocupación del espacio público ha sido suspendida. Sin embargo, el mundo de la cultura y del conocimiento está más presente que nunca en nuestras vidas dando paso a un gran movimiento de energía creativa para hacer emerger nuevos formatos de acción y participación, transformando drásticamente los eventos en innovadores espacios de acercamiento social en la distancia.

Este acercamiento constituye la primera piedra de este modelo de accesibilidad universal al que me refiero, las plataformas virtuales, el streaming, los contenidos que están siendo vertidos de manera gratuita en internet harán posible seguir “haciendo” y seguir “estando”. Este momento ha evidenciado muchas de las fragilidades de nuestro planeta y de nuestra sociedad, pero también ha manifestado muchas de las potencialidades.

La responsabilidad de seguir es de todos, la responsabilidad de no dejar a nadie atrás tiene que dejar de ser un eslogan y pasar a hechos reales y demostrables. Se necesita más que nunca ese liderazgo que permita dar continuidad y distribuir recursos es este nuevo escenario que también se presenta en forma de oportunidad para probar nuevos caminos en pro del bien común. Ya sabemos que no debemos seguir definiendo nuestro modelo de vida únicamente en términos de producto interno bruto.

El bienestar humano, la reconciliación con el medio ambiente y la justicia social han de ser el objetivo y es tarea de cada uno de nosotros desde el rol que tenemos en encomienda contribuir a ello con liderazgo. Asumir en este contexto la responsabilidad de seguir informando y trabajando por una profesión libre es un pilar fundamental de nuestra democracia y un derecho que nos configura también como sociedad libre.

Los medios de comunicación adquieren el compromiso de difundir, la protección y mejora del medio ambiente, también los derechos de las personas, con el fin de involucrar a la humanidad en un proceso activo para resolver los problemas generados por diversas actividades sociales.

Derechos Humanos y medios de comunicación

Un aparte merece la relación entre los derechos humanos y los medios de comunicación partiendo de que es absoluta, en todos los niveles y campos. Cuanta trascendencia tienen los reportajes, normalmente de denuncia o información sobre los derechos, las entrevistas a personas comprometidas en organismos que defienden los derechos humanos, o a víctimas de la violación de los mismos.

La mundialización de la información, la tecnificación cada vez mayor de las comunicaciones hace que podamos estar constantemente al día de situaciones que ocurren en cualquier lugar del planeta, incluso en nuestra propia provincia o zona de residencia. Hay que hacerlo con empatía cuando se tratan temas que tienen a las personas por noticia convierten a un medio de comunicación en función de su tratamiento en un medio con compromiso , surgiendo así la definición de periodismo comprometido: “una práctica inclusiva que prioriza las necesidades y deseos de información de los miembros de la comunidad a la que sirve, crea un espacio de colaboración para la audiencia en todos los ámbitos del proceso periodístico, y se dedica a construir y preservar las relaciones de confianza entre los periodistas y el público”.

En la actualidad el doble rasero de la legalidad y la ética aborda a través de este posicionamiento esa capacidad que también tiene un medio de comunicación de manipular emociones y sentimientos para elevar el índice de audiencia o aumentar las ventas a pesar de ser una violación palmaria del principio ético de no instrumentalización». A mi juicio sólo se puede entretener con calidad y medir las audiencias con índices, tanto cuantitativos como cualitativos, la excelencia profesional también en el ámbito de la comunicación, ha realizar su trabajo creando público, y no masa, combinado imaginación creadora y deseo de aumentar la libertad de los ciudadanos.

En esta era de la Responsabilidad Social, la primera obligación de un empresario, también para los empresarios de la comunicación por supuesto es, además de crear/mantener el empleo, ser innovador y competitivo, ser íntegro y decente.

Es tarea de todos, de los que ostentan poder por obligación, y la sociedad civil, por compromiso y porque la mayor obligación de los seres humanos es conseguir un mundo mejor y mantenerlo para esas generaciones que todavía no han nacido, con humildad, decencia, trabajo. Necesitamos que desde las páginas de los medios de comunicación se promueva la necesidad de un nuevo contrato social que transforme a nuestra ciudad, a nuestra provincia y por supuesto a España en un país más decente.

Nita Macía, Directora del Congreso Internacional de Responsabilidad Social

Photo by CoWomen on Unsplash

Previous ArticleNext Article

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *