Corredor Madrid-Barcelona de carga ultra-rápida para vehículos eléctricos 0 58

En el marco del desarrollo de esta red pública interurbana de movilidad eléctrica, se ha completado el corredor de recarga ultrarrápida Madrid-Barcelona que permite cubrir la distancia de 650 kilómetros entre las dos ciudades en vehículo eléctrico.

El consorcio para la red de carga ultrarrápida europea Ionity -formada por BMW Group, Mercedes Benz AG, Ford Motor Company, Hyundai Motor Group y Volkswagen Group- y Cepsa alcanzaron un acuerdo de colaboración en 2018 para la instalación de estaciones de carga ultrarrápida para España, Portugal y las rutas de conexión con el resto de Europa. El proyecto consiste en instalar cargadores para vehículos eléctricos en lugares estratégicos de las principales vías interurbanas de la península ibérica.

Los usuarios de vehículos eléctricos ya pueden cargar de forma rápida sus coches con energía 100% renovable suministrada por Cepsa en este corredor. Los cargadores de Ionity emplean el Sistema de Carga Combinada (CCS), el estándar europeo más utilizado, y con una potencia de hasta 350 kW permiten a los conductores recorrer largas distancias sin añadir tiempo de carga adicional a sus trayectos.

El objetivo de esta colaboración es impulsar la instalación de hasta 100 puntos de recarga ultrarrápida y acabar con la denominada ansiedad por la autonomía, consiguiéndolo a través de dispositivos compatibles con «la mayoría», en palabras de Cepsa, de los vehículos eléctricos. Usarán el estándar combinado europeo (CCS), con una capacidad de 350 kW, y promete un tiempo de carga siete veces más rápido comparado con un cargador habitual (50 kW).

La red de estaciones de carga rápida Ionity, la mayor infraestructura de recarga de alta potencia para vehículos eléctricos de toda Europa compitiendo con la red de Supercargadores de Tesla pero estamos lejos de cubrir los objetivos.

La patronal de los fabricantes de automóviles, Anfac, pidió en su momento al Gobierno que la tercera edición del Plan Moves contara con 450 millones de euros, de los que 250 millones irían destinados a subvencionar la compra de vehículos eléctricos y los otros 200 para la instalación de puntos de recarga. Según el presidente de Anfac, José Vicente de los Mozos, incentivar la demanda de vehículos eléctricos necesita de planes de incentivos con mucha más dotación y más eficientes en la gestión, así como el impulso en la recarga pública.

La patronal automovilística cifra en 48.000 los puntos de recarga públicos que deberían estar implantados el 31 de diciembre de 2022, «donde, al menos, exista uno por cada 100 kilómetros de carretera de la Red Básica de Carreteras y Red General de Carreteras del Estado». Para diciembre de 2025, deberían haberse instalado 110.000 puntos de recarga públicos, para alcanzar los 340.000 puntos en 2030.

Fuente: Smartcity.es y Marca

Previous ArticleNext Article

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *