La importancia estratégica de la conectividad: infraestructuras digitales, economía y territorio 0 267

digitalización

La conectividad digital constituye un factor clave para el desarrollo de la actividad económica, para el aumento de la productividad, para el impulso a la innovación y para la vertebración territorial y social. La apuesta de futuro por la conectividad digital de muy alta capacidad y capilaridad resulta imprescindible para mantener la competitividad y el bienestar.

El Plan para la Conectividad y las Infraestructuras Digitales de la sociedad, la economía y los territorios desarrolla el primero de los ejes contenidos en la estrategia España Digital 2025 y está alineado con los objetivos clave de la Agenda 2030. España Digital 2025 plantea un objetivo transversal fuertemente alineado a los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y la Agenda 2030: el uso de la conectividad y la digitalización como herramientas que contribuyan de forma considerable a cerrar las diferentes brechas digitales existentes por motivos socioeconómicos, de género, generacionales, territoriales, o medioambientales.

Sobre la base de las infraestructuras disponibles se plantean un conjunto de reformas e inversiones orientadas a completar el acceso a la digitalización en todo el territorio nacional, tanto en relación con las infraestructuras digitales y de conectividad como en lo que respecta a la innovación tecnológica en sectores tractores, reforzando el papel de España como uno de los polos tractores de digitalización en el conjunto de la UE.

Conectividad y desarrollo

La conectividad digital constituye un factor clave para el desarrollo de la actividad económica, para el aumento de la productividad, para el impulso a la innovación y para la vertebración territorial y social. El acceso a las redes digitales resulta cada vez más necesario para poder tener al alcance los servicios públicos, para poder desarrollar una actividad económica, para poder participar activamente en la sociedad.

El papel del sector público ha resultado y deviene especialmente relevante en dos aspectos principales: favorecer la inversión y garantizar el desarrollo equilibrado.

La apuesta de futuro por la conectividad digital de muy alta capacidad y capilaridad resulta imprescindible. Para que un país desarrollado se mantenga y gane en competitividad y bienestar, es necesaria la inversión en el sector de las telecomunicaciones, no sólo debido al peso económico del sector en términos directos, que en España cuenta con 12.000 empresas y 132.000 empleos de calidad generados, sino por la importancia estratégica de la conectividad como vehículo de la transformación digital, para incrementar la productividad, el crecimiento económico y la generación de empleo.

De igual modo, es una palanca para facilitar la cohesión territorial en un país que cuenta con una parte de la población diseminada en entornos rurales, sin olvidar que la conectividad actúa como eje facilitador para la cohesión social, permitiendo el acceso a servicios sanitarios, sociales y educativos.

Los objetivos clave de este Plan son: contribuir a la reducción de la brecha digital, al fomento del crecimiento económico por vía directa e indirecta como vehículo habilitante para la transformación digital, a la potenciación de la cohesión territorial y a la lucha contra la brecha territorial. Estos objetivos se alcanzarán mediante el desarrollo en una serie de medidas clave:

Extensión de la banda ancha ultrarrápida, de al menos 100 Mbps para el 100% la población, poniendo el foco en el periodo transitorio en reforzar la conectividad de banda ancha con velocidad de acceso mínima de 30 Mbps en aquellas áreas geográficas que actualmente no cuentan con conexiones de banda ancha.

Bonos de conectividad para financiar la conexión de colectivos vulnerables en riesgo de exclusión por la dificultad de acceso a la conectividad por motivos económicos. La necesidad de este tipo de medidas se ha hecho más patente en un contexto de educación semipresencial debido al impacto de la COVID-19, en el que algunas familias no han podido teletrabajar o acceder a un servicio básico como es la educación de sus hijos.

Ultraconectividad de 1 Gb en las islas tecnológicas: zonas industriales, centros de datos, centros logísticos, centros de investigación y otras localizaciones específicas donde el uso de datos es extremadamente intensivo y cuya competitividad exige en gran medida de una conexión ágil y robusta. Bonos de conectividad para las PYME, asociados a los programas de digitalización de las mismas.

Apuesta por las Infraestructuras Digitales Transfronterizas, la atracción y el desarrollo de infraestructuras de datos y de tecnologías Cloud.

Todo ello apoyado en algunas líneas transversales que servirán de soporte al resto de medidas:

Integración de la eficiencia energética en el desarrollo tecnológico y evolución hacia tecnologías neutras en carbono.

El desarrollo de un marco normativo que garantice la seguridad jurídica. Ello permitirá establecer un contexto adecuado para la generación de inversiones y asegure el acceso a la conexión digital a toda la población, sin importar su ubicación geográfica, mediante la nueva Ley General de Telecomunicaciones.

La renovación de los sistemas de información pública para la toma de decisiones basadas en datos. La medida dará mayor eficiencia al desarrollo de infraestructuras y planificación de inversiones en conectividad, apostando claramente por la cartografía digital y la Inteligencia Artificial.

Un sector económico estratégico

Según los datos de la contabilidad nacional, el sector de las telecomunicaciones se posiciona como la cuarta actividad de la economía española en términos de cifra de negocio, ascendiendo a un montante de 34.200 millones de euros en 2019. Se estima que, en 2019, en el sector operaban alrededor de 15.000 unidades productivas, compuestas por 12.000 empresas inscritas en el registro nacional de instaladores más las 6.247 empresas que se contabilizan en la CNAE 61 “Telecomunicaciones”.

En términos de empleo y productividad, según los últimos datos de la Encuesta de Población Activa del INE correspondientes al tercer trimestre de 2020, en el CNAE 61 -sector de las telecomunicaciones-, el número de ocupados en las telecomunicaciones era de 132.300 trabajadores, lo que muestra el uso intensivo en capital que lo caracteriza y que también explica la productividad del sector, que duplica la media nacional.

El relevante peso relativo en la economía, unido a la atomización de la estructura empresarial, convierten al sector en un punto estratégico para la economía nacional, donde las inversiones públicas tienen un importante efecto arrastre sobre la actividad económica global y sobre la productividad.

Una gobernanza eficiente

El Plan para la Conectividad y las Infraestructuras Digitales de la sociedad, la economía y los territorios necesita para su éxito la implicación activa de todos los agentes involucrados. El Plan está concebido como un esfuerzo de colaboración público-privada, en cuya ejecución participarán de modo activo los Ministerios responsables de las políticas sectoriales, CC.AA. y Entidades Loca – les, empresas y agentes sociales.

El Plan es una iniciativa del Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital, siendo la Secretaría de Estado de Telecomunicaciones e Infraestructuras Digitales el órgano encargado de ejecutar y coordinar las medidas incluidas en él:

Intercambio de información. La información relevante para fomentar la conectividad en los diferentes sectores circulará desde los puntos donde se genera hasta el núcleo administrativo de toma de decisiones.

Comunicación de oportunidades. Coordinará iniciativas, eventos y campañas de comunicación para dar a conocer las posibilidades que ofrece el Plan para la Conectividad y las Infraestructuras Digitales a los usuarios de los servicios digitales.

Asesoría sectorial. Consejo especializado para la selección de proyectos y acciones relacionadas con las convocatorias de ayudas públicas, con el objetivo de conseguir un efecto multiplicador mayor en cada sector.

Evaluación de resultados. Periódicamente se presentará un informe de resultados. Este informe contendrá un cuadro de mandos que combinará una serie de indicadores de corto y largo plazo para orientar las decisiones y ajustar las políticas en función de los resultados obtenidos.

Se creará, asimismo, un informe sectorial específico para cada área que permita obtener el máximo provecho de la información a las entidades públicas representadas. A tal efecto, se constituirá en el ámbito del Consejo Consultivo para la Transformación Digital un Grupo de Trabajo para el impulso de la Conectividad, dependiente de la Comisión Permanente de Telecomunicaciones, Infraestructuras Digitales, Conectividad Digital, y Sector Audiovisual del Consejo.

Previous ArticleNext Article

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *