Cómo las empresas sociales cambian la industria 0 115

economia social

El mundo necesita una nueva manera de hacer negocios, más humanos y más sostenibles. Las empresas sociales tienen el potencial de cambiar industrias enteras y los inversores deben apoyar el sector y su capacidad de influencia para hacer realidad la economía del propósito.

El mundo post COVID hace más visible el compromiso social de algunas grandes corporaciones que han apostado por enfocarse y comprometer recursos en la diversidad y la inclusión. Igualmente emergen con fuerza startups y emprendedores orientados a generar impacto con nuevas soluciones sociales o ambientales. 

Sin embargo, la urgencia y la magnitud de los problemas globales como el cambio climático, la desigualdad y la pobreza exigen una aceleración todavía más rápida del compromiso, y la apuesta por las empresas sociales es una oportunidad.

Las empresas sociales también juegan un papel vital. No son ONG’s, sino que tienen unos objetivos sociales específicos que van de la mano con la obtención de beneficios como empresa, pero está enfocada a una causa social. Una causa que está plenamente integrado en su propósito o objetivo fundacional formando parte de su práctica, del desarrollo de su marca y del relacionamiento con el entorno y los diferentes stakeholders.

Las empresas sociales ejercen influencia de tres formas: elevando lo posible; elevando lo deseable; y elevando lo aceptable.

Pero la realidad muestra que, salvo excepciones, la mayoría de las empresas sociales son relativamente pequeñas, y se suele pensar que no tienen viabilidad por no ser eficaces. La investigación de Social Enterprise NL , basada en literatura académica y estudios de casos de campo, afirma lo contrario: sus actividades a menudo inspiran o incluso obligan a cambios generalizados. 

El Social Enterprise Monitor 2020 mostró que el 96% de las empresas sociales holandesas tienen como objetivo influir activamente en otras organizaciones para que actúen de forma más sostenible. Un fenómeno que se produce de tres formas principalmente:

1. Plantear lo posible: demostrar que es viable hacer negocios de forma más sostenible, inspirando a otros y ofreciendo nuevos modelos que se pueden copiar.

2. Elevando lo deseable: construyendo el atractivo de modelos de negocio sostenibles para consumidores, empleados e inversores.

3. Elevar lo aceptable: cambiar los parámetros de lo que generalmente se considera aceptable o no en lo que respecta a la sostenibilidad y la inclusión.

3 ejemplos de empresas sociales con gran impacto

Apostar por principios responsables dentro de una industria puede tener consecuencias de gran alcance, creando convenios o buenas prácticas en la industria que van más allá de lo que cualquier compañía o empresa puede lograr. Un enfoque que ha funcionado:

1. Tony’s Chocolonely

El ejemplo de Tony’s Chocolonely muestra cómo la empresa anima activamente a otras empresas de chocolate a adoptar sus métodos a través de la plataforma Tony’s Open Chain . Se trata de una plataforma de código abierto que recopila toda la información y las herramientas relevantes que las empresas pueden utilizar para garantizar que sus cadenas de suministro estén 100% libres de esclavitud y permitan a los productores de cacao obtener un ingreso digno. Esto se logra aumentando la trazabilidad en la cadena de suministro, basado en el modelo de “Cinco principios de abastecimiento” de Tony.

Con la marca de chocolate Delicata, la cadena de supermercados Albert Heijn fue la primera en unirse a Tony’s Open Chain. Al cooperar con Tony’s Chocolonely, contribuyen a un desarrollo positivo del sector.

2. Fairphone

Otro ejemplo es Fairphone, el productor ético de teléfonos inteligentes. Ha puesto en marcha la Fair Cobalt Alliance, que reúne a los actores de la industria para mejorar las condiciones en las que se extrae el cobalto en la República Democrática del Congo. La Alianza tiene como objetivo «proporcionar un ejemplo y una metodología comprobada que otros puedan seguir, lo que lleva a una mayor aceptación e integración de la industria del cobalto de la MAPE responsable en las cadenas de suministro».

3. Closing the Loop (Cerrando el bucle)

Un tercer ejemplo es Closing the Loop , una empresa social que recolecta y recicla desechos electrónicos en países que carecen de infraestructura de reciclaje de desechos. Al ofrecer una solución B2B, no solo ayuda a las empresas a participar en la adquisición de productos electrónicos sin desperdicios, sino que también coloca la sostenibilidad y la circularidad en el mapa del mundo tecnológico.

Closing the Loop ha ido viento en popa en la mejora de la estrategia de sus clientes, con el apoyo de PwC y Strategy & (parte de la red de PwC). Se espera que continúe causando sensación en el mundo de los desechos electrónicos, destacando el papel fundamental de las grandes corporaciones para fortalecer la capacidad de influencia de una empresa social.

En definitiva, las empresas sociales actúan como impulsores influyentes para la transición hacia la sostenibilidad. Sin embargo, otras personas y empresas también deberían considerar la posibilidad de desempeñar su papel y ser reconocidos como contribuyentes a un mundo mejor.

El alcance de muchas empresas sociales a menudo se ve limitado por su falta de recursos. Por lo tanto, las empresas deben buscar más oportunidades de colaboración y asociaciones, por ejemplo, a través de plataformas como Response Alliance for Social Emprendedores o la plataforma PACE para el cambio circular. 

Los inversores de impacto deben dedicar fondos para fortalecer la capacidad de influencia. Con un apoyo más amplio, esta influencia podría expandirse incluso más allá de lo que vemos ahora.

Todos tenemos nuestro propio papel que desempeñar en la creación del mundo que nos gustaría ver, pero ciertamente está claro que incluso las pequeñas esferas de influencia pueden tener un impacto trascendental con las acciones adecuadas.

Para conocer el informe completo. Autores:

  1. Bas van Abel Fundador y miembro de la junta, Fairphone
  2. Wineke Haagsma Director de Sostenibilidad Corporativa, PwC
  3. Stefan Panhuijsen Director Social Enterprise NL, miembro de la junta Euclid

Foto: Nueva Tribuna

Previous ArticleNext Article

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *