Índice de Riesgo Climático Global 2021 0 115

riesgo climático

El Índice de Riesgo Climático Global (IRC) de Germanwatch es un análisis basado en uno de los conjuntos de datos más fiables disponibles sobre los impactos de los eventos climáticos extremos y los datos socioeconómicos asociados a ellos.

El Índice de Riesgo Climático Global (IRC) indica el nivel de exposición y la vulnerabilidad a los fenómenos climáticos extremos que los países deben entender como una advertencia para estar preparados para eventos climáticos más frecuentes y / o más severos en el futuro.

Los datos comparativos a largo plazo que incluyen datos socioeconómicos, algunos países muy pequeños, como ciertos pequeños Estados insulares, no se incluyen en este análisis. Los datos solo reflejan los impactos directos (pérdidas directas y muertos) de fenómenos meteorológicos extremos, mientras que, por ejemplo, las olas de calor, que son frecuentes en los países africanos, a menudo producen impactos indirectos mucho más fuertes (por ejemplo, como resultado de sequías y escasez de alimentos).

El índice no debe confundirse con un sistema de clasificación completo de la vulnerabilidad climática . Representa una pieza importante en el rompecabezas general de los impactos relacionados con el clima y las vulnerabilidades asociadas a estos.

La pandemia mundial COVID-19 ha reiterado el hecho de que tanto los riesgos como la vulnerabilidad son sistémicos y están interconectados.

Los mensajes principales del IRC 2021:

Según el Índice de Riesgo Climático Global de Germanwatch, Mozambique, Zimbabue y las Bahamas fueron los países más afectados en el año 2019.

Entre 2000 y 2019, Puerto Rico, Myanmar y Haití fueron los países más afectados por eventos climáticos extremos.

Entre 2000 y 2019 murieron 475 000 personas en total como consecuencia directa de más que 11 000 fenómenos meteorológicos extremos y las pérdidas económicas ascendieron a unos 2,56 billones de dólares estadounidenses (en Paridades de Poder Adquisitivo).

Las tormentas y sus consecuencias directas -precipitaciones, inundaciones y deslizamientos de tierras- fueron una de las principales causas de pérdidas y daños en 2019.

De los diez países más afectados en 2019, seis fueron golpeados por ciclones tropicales. La ciencia reciente sugiere que el número de ciclones tropicales graves aumentará con cada décimo de grado de aumento de la temperatura media mundial.

Los fenómenos meteorológicos extremos únicos y excepcionalmente intensos tienen un impacto tan fuerte que los países y territorios afectados también ocupan un lugar destacado en el índice a largo plazo.

En los últimos años, otra categoría de países ha ido cobrando importancia: Países como Haití, Filipinas y Pakistán, que se ven afectados recurrentemente por catástrofes, figuran continuamente entre los países más afectados tanto en el índice a largo plazo como en el índice del año respectivo.

Los países en desarrollo se ven particularmente afectados por los efectos del cambio climático. Son los más afectados por los efectos del cambio climático porque son más vulnerables a los efectos perjudiciales de un peligro, pero tienen una menor capacidad para hacerle frente.

Ocho de los diez países más afectados por los efectos cuantificados de los fenómenos meteorológicos extremos en 2019 pertenecen a la categoría de ingresos bajos a medios-bajos. La mitad de ellos son países menos adelantados.

Por consiguiente, es importante fortalecer la capacidad de resistencia de los más vulnerables frente a los distintos tipos de riesgo (climático, geofísico, económico o relacionado con la salud).

Después de que el proceso de política climática internacional se estancara en 2020 debido a la pandemia de Covid-19, las expectativas en cuanto a los avances en el debate sobre el objetivo de financiación a largo plazo y el apoyo adecuado para la adaptación y las pérdidas y daños se encuentran en 2021 y 2022.

Los riesgos climáticos tienen que aportar una decisión sobre la forma en que se han de determinar de manera continua las necesidades de apoyo de los países vulnerables en relación con las pérdidas y los daños futuros. De igual forma, hay que repensar las medidas necesarias para generar y poner a disposición recursos financieros para satisfacer esas necesidades para el fortalecimiento de la aplicación de medidas para la adaptación al cambio climático.

Para saber más: Foto: BBVA

Previous ArticleNext Article

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *