Proteger y promover los derechos digitales desde las ciudades 0 70

Barcelona

El Ayuntamiento de Barcelona se ha comprometido a trabajar por la soberanía tecnológica y ha lanzado un Manifiesto para la defensa de los derechos digitales. Y, junto con Xnet y el Grupo Ciudadano de Políticas Digitales (GCPD), hace un llamamiento para identificar las iniciativas ciudadanas en defensa de los derechos digitales.

No se trata de un concurso, sino de conocer qué sucede en la ciudad y, a partir de las aportaciones de la ciudadanía, el Ayuntamiento continuará trabajando para garantizar los derechos digitales. La desigualdad en el acceso a Internet y las TIC se conoce como brecha digital y afecta al 52 % de las mujeres y al 42 % de los hombres del mundo.

Con la información recogida –que podrá consultarse a través de un repositorio web abierto– se realizará un mapeo para dar visibilidad a todo lo que se lleva a cabo por la defensa y la promoción de los derechos de la ciudadanía en la red, realzando el Ecosistema Ciudadano por los Derechos Digitales de Barcelona.

El proceso finalizará con una presentación pública para dar a conocer las iniciativas más destacadas y crear sinergias entre los diversos grupos y personas activas implicadas.

CAUSAS Y TIPOS DE BRECHA DIGITAL

La brecha digital se atribuyó en un primer momento al subdesarrollo y se percibió como algo pasajero que desaparecería con la popularización de la tecnología. En cambio, la fractura persiste hoy a pesar de la comercialización masiva de dispositivos electrónicos con acceso a Internet.

 Las causas pueden ir desde el alto precio de los dispositivos mencionados a la falta de conocimientos sobre su uso o al déficit de infraestructuras para su acceso:

Brecha de acceso. Se refiere a las posibilidades que tienen las personas de acceder a este recurso. Aquí entran en juego, entre otras, las diferencias socioeconómicas entre las personas y entre los países, ya que la digitalización requiere de inversiones e infraestructuras muy costosas para las regiones menos desarrolladas y para las zonas rurales.

Brecha de uso. Hace referencia a la falta de competencias digitales que impide el manejo de la tecnología. En este sentido, y por poner un ejemplo, la UIT señala que hay 40 países en los que más de la mitad de sus habitantes no saben adjuntar un archivo a un correo electrónico.

Brecha de calidad de uso. En ocasiones, se poseen las competencias digitales para manejarse en Internet, pero no los conocimientos para hacer un buen uso de la red y sacarle el mayor partido posible. Por ejemplo, en lo relativo al acceso a información de calidad.

Barcelona, ciudad conectada

Barcelona es una ciudad conectada. Hoy el 92% de los hogares tiene acceso a internet, pero, una vez casi todos conectados, el problema radica en la exposición y el control de los datos que circulan por las redes. En gran medida la ciudadanía ha perdido este control y desconoce cuáles son sus derechos digitales.

Marc Pérez-Batlle, responsable de Innovación en la Oficina de la Sociedad del Conocimiento del Instituto Municipal de Informática, apunta que “los derechos digitales son la extensión de los derechos humanos en la red; los mismos derechos que los ciudadanos tienen en el mundo físico, también deben ser protegidos en el mundo digital”.

Pérez-Batlle añade que los derechos digitales no están tan bien regulados como los humanos “y cada vez es más difícil garantizar la privacidad, la protección de los datos, la seguridad, la inclusión digital, la transparencia, el derecho a la conectividad o a disponer de servicios digitales abiertos y éticos, entre otros”.

Barcelona ha impulsado la plataforma participativa Decidim Barcelona y la Oficina Municipal de Datos, e impulsa una inteligencia artificial confiable

Hoy no sorprende escuchar o leer que miles de contraseñas de acceso a correos electrónicos han sido robadas, que las redes sociales venden datos personales a terceros o que controlan nuestras comunicaciones y mensajes. Y es que, como asegura el responsable municipal, “hace mucho tiempo que hemos perdido el control de los datos: vivimos en el Far West del mundo digital”.

Proteger y promover los derechos digitales

Para proteger y promover los derechos digitales de la ciudadanía, en 2018 Barcelona creó –con Nueva York y Amsterdam– la Coalición de Ciudades por los Derechos Digitales. Una alianza, hoy liderada por la capital catalana, para la protección de los derechos digitales de las personas a escala global y que cuenta con más de 50 ciudades de todo el mundo.

Las ciudades implicadas han puesto en marcha acciones para proteger y promover los derechos digitales de las personas. Barcelona ha impulsado la plataforma participativa Decidim Barcelona, ​​la Oficina Municipal de Datos y promueve el impulso de una inteligencia artificial confiable.

Barcelona es una ciudad conectada. Hoy el 92% de los hogares tiene acceso a internet, pero, una vez casi todos conectados, el problema radica en la exposición y el control de los datos que circulan por las redes. En gran medida la ciudadanía ha perdido este control y desconoce cuáles son sus derechos digitales.

Marc Pérez-Batlle, responsable de Innovación en la Oficina de la Sociedad del Conocimiento del Instituto Municipal de Informática, apunta que “los derechos digitales son la extensión de los derechos humanos en la red; los mismos derechos que los ciudadanos tienen en el mundo físico, también deben ser protegidos en el mundo digital”.

Pérez-Batlle añade que los derechos digitales no están tan bien regulados como los humanos “y cada vez es más difícil garantizar la privacidad, la protección de los datos, la seguridad, la inclusión digital, la transparencia, el derecho a la conectividad o a disponer de servicios digitales abiertos y éticos, entre otros”.

CÓMO PARTICIPAR

Cualquier persona, grupo, entidad o empresa activa en el ámbito de los derechos digitales puede enviar hasta el 21 de marzo un máximo de tres iniciativas. Más información en barcelona.cat/digital

Fuente: La Vanguardia y Ayuntamiento de Barcelona

Previous ArticleNext Article

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *