Singapur «One million trees» 2030. Toda la población a 10 minutos a pie de un parque 0 107

Singapur planea plantar 1 millón de árboles para 2030, en un intento por impulsar la biodiversidad. La ciudad-estado también ha lanzado un nuevo parque de 990 acres en la parte norte de la isla que actuará como un sitio de reabastecimiento de combustible para aves migratorias y albergará una serie de animales nativos.

Singapur como ciudad-estado cuenta con unos recursos de tierra limitados. En las últimes décadas, su desarrollo hurbano ha supuesto a supuesto que haya perdido una buena parte de sus bosques. Una población en rápido crecimiento y un rápido desarrollo urbano hicieron que los árboles fueran eliminados para la recuperación de tierras y la construcción de embalses para garantizar la seguridad de suministro de agua.

Esta expansión urbanística y de infraestructures ha tenido un gran impacto en los manglares de la región. En 1953, los bosques de manglares de Singapur cubrían aproximadamente 63,4 kilómetros cuadrados. En 2018, los investigadores estiman que el número se había reducido a 8,1 km2, una pérdida de más del 87% de la masa forestal.

El país ha tomado conciencia y está trabajando para reemplazar sus pérdidas forestales para reconvertir las áreas utilizadas para la industria y la infraestructura de nuevo en paisajes de aspecto natural. La Junta de Parques Nacionales (NParks) ya ha tenido cierto éxito convirtiendo un canal de aguas pluviales que atravesaba una zona residencial en una llanura aluvial cubierta de hierba natural y restableciendo los manglares de Sungei Api Api y Pulau Semakau.

Campaña, un millón de árboles

La Ciudad-estado ha lanzado además el proyecto “Un millón de árboles” que implica la restauración de bosques del interior y de manglares y especialmente especies que se consideran en peligro crítico de extinción.

Los árboles provienen de los bancos de árboles de Singapur, que incluyen viveros y árboles que se han recuperado en obras de construcción. Según los planes a futuro, podrían desaparecer hasta 13,000 árboles en los próximos 15 años para dar paso a nuevos proyectos de transporte y vivienda, pero el gobierno ha declarado que por cada árbol que elimine, se replantará otro.

Los árboles del banco de árboles están destinados a los parques, los terrenos universitarios, los jardines en las azoteas, los bordes de las carreteras y las islas periféricas de Singapur y se utilizarán para ayudar a crear 26 jardines terapéuticos en toda la ciudad para disfrute de la población. Para cuando el proyecto One Million Trees concluya oficialmente en 2030, el objetivo es que todos los hogares de Singapur estén a solo 10 minutos a pie de un parque.

Con estas medidas el gobierno de Singapur espera que ecologizar la ciudad ayude a mitigar el efecto «isla de calor» creado por sus pavimentos y rascacielos que absorben e irradian la radiación solar y aumentan la temperatura del núcleo urbano. Los investigadores han descubierto que puede haber una diferencia de temperatura de hasta 12,6 ° Fahrenheit entre el centro de Singapur y sus partes menos urbanizadas.

La importancia de los manglares

El ecosistema forestal de manglares brinda muchos servicios ecosistémicos a las comunidades humanas. Pueden ayudar a detener la erosión del suelo sujetándola con sus raíces, así como a reducir el impacto de las olas en la orilla. Éstos pueden atrapar sedimentos entre sus raíces y crear su propio ayudando a mantener las ciudades costeras como Singapur por encima del agua a medida que los océanos suben debido al calentamiento global.

Sin embargo, los estudios muestran que es posible que los manglares no sean suficientes y puedan mantener el ritmo de regeneración si las emisiones de gases de efecto invernadero no disminuyes y haga que el nivel del mar aumente demasiado rápido.

En definitiva, los árboles juegan un papel importante en la creación de un ambiente habitable en las ciudades. Sirven como filtros de aire naturales, reflejan el calor radiante y las superficies frías y proporcionan una correcta temperatura ambiente a través de la sombra y la evapotranspiración ayudando a mitigar el efecto de isla de calor urbano y el cambio climático. Además juegan un papel en la regulación del ciclo del agua, ralentizando las inundaciones y limpiando el agua que fluye hacia los cursos de agua.

La ciudad también planea duplicar la cantidad de sus «Nature Ways», que tienen como objetivo hacer las calles más frescas y estéticamente agradables mientras replican parte del valor del hábitat de los bosques mediante la plantación de árboles, arbustos y cobertura del suelo a lo largo de las aceras.

La Reserva de Humedales Sungei Buloh también es una parada importante para las aves acuáticas migratorias que vuelan desde Rusia y Alaska a Australia y Nueva Zelanda a lo largo de la ruta migratoria de Asia Oriental y Australasia. Al formar la Red de Parques Sungei Buloh, Singapur está triplicando efectivamente el tamaño del área protegida que comprende la reserva.

Los manglares de Singapur son de relativamente fácil acceso, lo que proporciona un laboratorio viviente para los investigadores que han descubierto muchos de sus secretos a lo largo de décadas de estudio y los investigadores han encontrado 20 especies que son nuevas para la ciencia. Y es que ayudándonos a nosotros mismos ayudamos al bosque.

Más información: WEF

Previous ArticleNext Article

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *