El modelo de empresa de futuro: gestión, transformación y colaboración 0 109

Corporate Excellence – Centre for Reputation Leadership junto a BlackRock, Ksapa y Kirishu analizan las características de la empresa con futuro y la correlación entre propósito y reputación resulta fortalecida. 

Se trata de una herramienta de gestión, con potencial predictivo, que en base a las capacidades de las compañías analiza la intensidad de sus actividades y las tendencias a medio plazo. El modelo permite, identificar cuáles son las palancas necesarias para mejorar la capacidad de respuesta de las empresas, tanto en la situación actual, en el mundo post-COVID o ante posibles situaciones similares a las que haya que hacer frente en un futuro próximo.

El marco teórico ha sido sometido a validación mediante el método «juicio de expertos» con el objetivo de acercar el modelo a la realidad empresarial e identificar los factores clave de evaluación en un entorno de riesgo.

El modelo se ha construido a partir de información solicitada a las empresas, vía encuestas online, y con el análisis de indicadores no financieros y otras fuentes externas. Para ello, se ha contado con la participación de 190 organizaciones de todos los tamaños y sectores.

Las empresas con propósito mejoran un 83% su reputación con empleados y un 69,5% con clientes.

El modelo de empresa de futuro analiza tres grandes ejes de actuación, que giran en torno al propósito y el valor compartido: (1) la capacidad de gestión, (2) de transformación y (3) de colaboración y compromiso como miembros activos de la sociedad.

El modelo facilita la identificación y la valoración del impacto reputacional y los riesgos asumidos por las empresas en la solución a los grandes retos a los que se enfrenta la sociedad, tanto hoy en día como en el futuro.

La activación del propósito corporativo

El propósito se basa en los valores que vertebran la cultura corporativa. Se trata del elemento central en la toma de decisiones ante la crisis y una guía para la estrategia y actuaciones futuras en el mundo post-COVID.

Identifica las capacidades empresariales en términos de gestión, transformación y colaboración / compromiso, así como las dimensiones y atributos más importantes a partir de la respuesta de las empresas en términos de intensidad y relevancia.

Capacidades empresariales clave

CAPACIDAD DE GESTIÓN: Analiza la respuesta al riesgo conforme a cinco dimensiones como (1) aseguramiento de la actividad, (2) comunicación y marketing, (3) impacto en los empleados, (4) clientes y (5) proveedores. Todo ello se declina en 26 atributos que evidencian el esfuerzo realizado por las compañías para garantizar su continuidad y mantener la competitividad.

CAPACIDAD DE TRANSFORMACIÓN: Evalúa la capacidad de adaptación de las organizaciones al nuevo
entorno en base a tres dimensiones que reflejan, en 11 atributos, (1) los cambios estratégicos del modelo organizativo y operativo, (2) la transformación cultural y (3) el fomento de la innovación.

CAPACIDAD DE COLABORACIÓN Y COMPROMISO: Muestra la capacidad de las empresas para poner sus recursos al servicio de la sociedad, actuando de forma transparente y minimizan los riesgos. Esta capacidad está integrada por 13 atributos que conforman tres dimensiones: (1) compromiso social, (2) donaciones y (3) colaboración con otras organizaciones.

Hace referencia al entorno de gestión de la reputación y los intangibles, así como a la puesta en marcha de sistemas de inteligencia y escucha activa, en un escenario de crisis o como recurso estable que nutre a las
organizaciones de información sobre evolución de las expectativas de los grupos de interés, análisis de tendencias sociales y medición de la reputación corporativa. Este nivel tiene en cuenta la existencia previa de indicadores y herramientas de medición y seguimiento de tendencias, y riesgos reputacionales.

En resumen, el análisis de la capacidad de respuesta de las organizaciones y la existencia de un propósito corporativo, junto con herramientas de gestión de intangibles, permiten identificar tendencias y buenas prácticas, poner en valor la contribución e impacto positivo del sector empresarial, y avanzar hacia el modelo de empresa con futuro.

Para saber más: Empresa con futuro

Previous ArticleNext Article

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *