La crisis social de los cuidados y la emergencia de las plataformas digitales. 0 441

El envejecimiento de la población, y la alta incidencia de enfermedades crónicas en la vejez, suponen un gran reto para España. Se estima que en el año 2050 el país tendrá una de las poblaciones más envejecidas del mundo. La digitalización hace emerger nuevas formas de trabajo en el sector que Digital Future Society ha estudiado en un interesante informe “Los cuidados a domicilio y las plataformas digitales en España

En España, el cuidado de niños, ancianos y personas dependientes ha sido, históricamente, un trabajo no remunerado del que se han ocupado las mujeres de la familia. Pero en las tres últimas décadas, una inmensa cantidad de mujeres se ha incorporado al mercado de trabajo remunerado; los hombres solo han asumido parcialmente las responsabilidades domésticas y de cuidados, y los servicios sociales y de asistencia públicos han demostrado ser insuficientes.

La aprobación de la Ley de Promoción de la Autonomía Personal y Atención a las personas en situación de dependencia (LAPAD) en el año 2006 fue un gran avance, al reconocer el derecho universal a recibir asistencia. Sin embargo, los recortes en su financiación durante los siguientes años han limitado en gran medida el potencial de esta ley, y la brecha entre la demanda y la oferta de estos servicios continúa ampliándose.

Por ello, la atención a personas ancianas y dependientes sigue siendo una responsabilidad que recae fundamentalmente en las mujeres de la familia. O bien se encargan ellas mismas, o bien emplean a otra persona (también mujer, a menudo extranjera) para que lleve a cabo ese trabajo.

Los cuidados a domicilio, en España, constituyen un sector lucrativo y en crecimiento en el que operan diversos intermediarios. Las familias encuentran a las cuidadoras mediante canales informales, como el boca a boca o recomendaciones de servicios públicos u organizaciones sin ánimo de lucro, o a través de empresas privadas como las agencias de colocación.

En algunos casos, las empresas que ofrecen servicios de cuidados a domicilio contratan por sí mismas a las cuidadoras, pero son una minoría. Lo habitual es que la familia contrate a la cuidadora bajo el Sistema Especial para Empleados de Hogar de la Seguridad Social, de modo que las empresas y agencias de colocación actúan como meras intermediarias.

El desarrollo de las tecnologías digitales y la alta tasa de adopción de tecnologías de comunicación e información están potenciando el crecimiento de las plataformas digitales en todo tipo de sectores, y el de los cuidados a domicilio no es una excepción

Últimamente han entrado en el sector nuevas intermediarias tanto en España como en otros países. Los cuidados a domicilio y al trabajo doméstico son segmentos de la economía que se caracterizan por tener una mano de obra femenina en su inmensa mayoría, además de por una gran precariedad y por estar infravalorados socialmente.

En España, una proporción altísima de las cuidadoras y trabajadoras domésticas son extranjeras, y muchas reciben el dinero en efectivo y trabajan sin contrato ni protección social. Se estima que un tercio del sector de los trabajos domésticos no se declara.

Este informe es un primer paso para abordar esta falta de estudios sobre el sector de los cuidados a domicilio. Se basa en un trabajo de documentación y en entrevistas con informadores clave, como fundadores de plataformas y expertos del mundo académico, y pretende responder a las siguientes preguntas:

¿Cómo es el panorama actual del sector digital de los cuidados a domicilio?. ¿Cuáles son las principales plataformas digitales que operan en este sector?. ¿Qué implicaciones puede tener el auge de las plataformas digitales en relación con la formalización y profesionalización de este sector?

Este informe se centra en las ocho empresas identificadas durante el estudio que fueron fundadas en España y están especializadas en los cuidados a domicilio y es una llamada de atención para que se investigue más sobre el sector de los cuidados a domicilio, incluidas las experiencias, motivaciones y condiciones laborales de quienes encuentran trabajo, y también las experiencias y motivaciones de quienes encuentran cuidadoras, a través de las nuevas intermediarias de la era digital.

Para descargar el informe completo

Previous ArticleNext Article

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *