Agendas urbanas locales: participación y creatividad en pequeños municipios 0 333

Municipios de la provincia de Barcelona están diseñando sus Agendas Urbanas Locales, un proceso de planificación estratégica territorial derivada de la aplicación de la Agenda 2030 y de su ODS 11 ‘Ciudades y comunidades sostenibles’. Os proponemos adentraros en el caso de Masquefa, el municipio más pequeño de la provincia de Barcelona con Agenda Urbana Local.

Con casi 10.000 habitantes y situada en el sur de la Anoia, a las puertas del área metropolitana de Barcelona, en 2021 inicia un periodo de planificación estratégica con el objetivo de diseñar el futuro en clave social, urbanística, económica y con claro enfoque hacia la sostenibilidad y la resiliencia. En este momento se cierra el Plan de Acción Municipal 2020-2023 (totalmente asociado a la Agenda 2030) y se inician los trabajos del nuevo POUM, el Plan de Marca de Territorio y los Estudios de género y Plan de Igualdad.

Es en este marco y con el apoyo de Diputación de Barcelona se decide abrir un nuevo espacio de reflexión y estrategia asociada a los valores de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, en especial el ODS 11. Por lo tanto también se inician los trabajos de la Agenda Urbana Local de Masquefa (AULM). Esto significa que de forma paralela se están llevando a cabo 4 procesos de planificación, todos ellos complementarios, asociados y relacionados.

La participación ciudadana, cuestión fundamental de los proyectos estratégicos.

La participación ciudadana es un elemento capital de los procesos de planificación estratégica. Se encuentra en la base de los proyectos y es fruto de la necesidad de abrir al máximo los espacios de participación, reflexión, compromiso, diseño, creación ciudadana.

El éxito de los procesos de participación ciudadana en el marco de Masquefa era uno de los factores que más preocupaba a todos los equipos técnicos y responsables políticos. En un municipio pequeño se corre el riesgo de agotar la ciudadanía abriendo múltiples procesos participativos y de no ser capaces de trasladar correctamente a los vecinos y vecinas los objetivos de cada espacio de reflexión.

Por lo tanto, el elemento fundamental y sobre el que había que poner el foco era la coordinación entre todos los equipos técnicos implicados y las diversas metodologías previstas. Para conseguir unos resultados óptimos de los diferentes procesos participativos y que todos fueran complementarios y se alimentaran los unos a los otros se diseñó un plan de trabajo que proponía la simplificación, la eficiencia de recursos y la operatividad de la ejecución de las acciones de los procesos de planificación.

La participación ciudadana en el marco de la AULM.

En relación a la AULM y la participación ciudadana se diseñó un plan de trabajo que tenía en cuenta tanto las acciones propias de la Agenda Urbana como las iniciativas de los otros procesos de planificación. El plan de trabajo del AULM incorporó los siguientes criterios:

Fomentar la corresponsabilidad: más allá de conseguir que la ciudadanía asista y participe en los trabajos, es importante que se sientan parte del mismo.

Participación directa: diseñar acciones de participación ciudadana propias de la AULM.

Participación indirecta: cuestiones relevantes de la AULM forman parte de los procesos de participación del resto de proyectos.

Diseño de un plan de comunicación y difusión del proceso.

Coordinar los hitos clave (entregas parciales de las fases) y vinculación de estas con los otros procesos de Planificación.

El objetivo de este plan de trabajo de la AULM era aprovechar y asumir los resultados de los diferentes procesos de participación, trasladar a la ciudadanía la importancia de la planificación estratégica asociada a la Agenda 2030 y conseguir una participación multinivel y creativa óptima.

Siguiendo estos criterios de trabajo se ha conseguido que el plan de acción de la AULM esté alineado a la visión estratégica del territorio resultante de las diferentes iniciativas puestas en marcha, y al revés, es decir, todos los proyectos se han retro alimentado.

La participación ciudadana en la AULM es puede distribuir de la siguiente manera:Participación directa (inputs recibidos en acciones propias de la AULM): 154 personas. Participación indirecta (inputs sobre el AULM recibidos del resto de procesos participativos): 823 personas. En total, de manera directa o indirecta, los participantes en los procesos participativos asociados al AULM han estado 977, es decir, un 11% aproximadamente de la población.

La creatividad como reclamo en los procesos de participación.

Agenda 2030, ODS, Agenda Urbana Local son cuestiones capitales para el futuro de los territorios, y a la vez de difícil traslado a la ciudadanía. Conceptos muy teóricos, a menudo alejados de las situaciones a corto plazo, que son de difícil divulgación y difusión.

Ante este análisis, y ante los varios procesos de participación con dinámicas parecidas, el equipo técnico y político al frente del AULM estableció que la creatividad tenía que ser un elemento diferenciador del proyecto. Tenía que aportar capacidad para llamar a la acción y agente facilitador para la comprensión de la AULM por parte de la ciudadanía y garantizar así su participación.

‘Sube en globo y dibuja el futuro de Masquefa’

Acción destacada de participación ciudadana que tenía como público objetivo las familias, es decir, un público joven y adulto entre 18 y 55 años acompañados de niños y adolescentes. Por lo tanto, un amplio espectro poblacional. Por cuestiones técnicas el límite de participantes fue de 150 personas, a pesar de que habían solicitado participar 312 personas. Todos los participantes serían protagonistas de la acción que estaba conformada por dos fases en función de la edad de las personas.

La primera fase era la subida en globo aerostático cautivo a una altura suficiente para observar la skyline de Masquefa. Previamente a la ascensión todos los participantes recibían una explicación de la AULM y los objetivos que persigue. A continuación se los pedía que una vez en el globo observaran el territorio y reflexionaran sobre el futuro del municipio.

La segunda fase presentaba dos líneas de actuación en función de la edad de los participantes:

Encuesta ciudadana: enfocada a las personas adolescentes, jóvenes y adultas. Se preparó un cuestionario que las personas tenían que responder, o bien en línea, o bien en papel. Previamente al cumplimiento del cuestionario los participantes recibían una explicación sobre la Agenda 2030, los ODS y la Agenda Urbana Local.

Co-creación del mapa del futuro: enfocada al público infantil hasta los 12 años. Sobre un mapa en blanco de la traza urbana de Masquefa, se los pidió que dibujaran aquello que querrían en el futuro del municipio.

Subieron en globo 154 personas. Se respondieron 83 encuestas y 54 niños van co-crearon el mapa del futuro de Masquefa. Los resultados de la acción han sido valorados de manera muy positiva porque se han logrado los objetivos establecidos, esto es, dar a conocer el AULM a un número importante de vecinos y vecinas del municipio y conseguir una participación representativa que permita el análisis de los datos y la proyección ninguno el futuro mediante el plan de acción de la AULM.

Conclusiones

El trabajo coordinado entre todos los equipos participantes de los diferentes proyectos ha facilitado que los procesos participativos iniciados se hayan complementado y alimentado entre ellos, logrando así los objetivos establecidos:

Se ha conseguido una participación multinivel que ha obtenido como resultado la aportación de miradas calidoscópicas sobre el futuro de Masquefa. La participación directa e indirecta ha garantizado que los resultados son el reflejo de un amplio segmento poblacional del municipio.

La creatividad ha servido para salir de las dinámicas participativas establecidas. Esto ha permitido llegar a un público que a menudo es menos participativo en los procesos de reflexión pública, además de llegar a públicos muy especiales y a menudo olvidados en los procesos de participación como son los niños.

Cada territorio, municipio, ciudad, pueblo tiene sus características e idiosincrasia. Los procesos de participación ciudadana asociados a los proyectos estratégicos en general y a las Agendas Urbanas en concreto se tienen que adaptar a las realidades ciudadanas, sociales y demográficas. Prever una participación multinivel y conseguir este hito mediante propuestas creativas y alternativas puede ayudar a lograr los objetivos. La experiencia de Masquefa así lo pone de manifiesto.

Daniel Gutiérrez, consultor en estrategias de desarrollo sostenible basadas en los recursos culturales y naturales del territorio. Especialista en la gestión sostenible del patrimonio cultural y natural, realiza proyectos en el ámbito del planeamiento urbanístico, la planificación estratégica, el desarrollo turístico, el branding territorial, la patrimonialización y la museografía.

Previous ArticleNext Article

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *