10 medidas para hacer frente a los retos del cambio climático 0 103

Ros

Estamos viviendo bajo un contexto de una crisis multidimensional, es decir, una crisis compuesta por varias crisis. Entre ellas nos encontramos a crisis climática que comenzó a gestarse el proceso de industrialización que llevamos viviendo las sociedades desde el siglo XVIII.

Nos hemos basado a lo largo de los años en una premisa falsa, de que podemos desarrollar nuestra economía ilimitadamente en un planeta donde la gran mayoría de los recursos son limitados. La sociedad de producción y consumo masivo lleva a que se extraigan y se usen más recursos de lo que se pueden regenerar, llegando a sobrepasar los limites biofísicos del planeta y poniendo en riesgo la armonía medioambiental, y con ello alterando el funcionamiento interno y autorregulación del planeta.

Para hacer frente a los retos que plantea el cambio climático, se plantean una serie de medidas, que a  menudo se consideran conjuntamente como parte de una estrategia global para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y prepararse para los impactos del cambio climático.

Entre las medidas para actuar frente a esta crisis encontramos la mitigación, que consiste en reducir, los efectos del cambio climático, por medio de las siguientes estrategias:

1-Reducir las emisiones de gases de efecto invernadero: Una de las cosas más importantes que podemos hacer para mitigar el cambio climático es reducir la cantidad de gases de efecto invernadero que se liberan a la atmósfera. Esto puede hacerse mediante políticas, como la tarificación del carbono y la regulación de las emisiones de las centrales eléctricas y otras fuentes industriales.

2-Aumentar la eficiencia energética: Utilizar la energía de forma más eficiente puede ayudar a reducir la cantidad de gases de efecto invernadero que se emiten. Esto puede hacerse mediante políticas, como códigos de edificación que exijan construcciones energéticamente eficientes.

3-Fomentar el uso de energías limpias: La transición a fuentes de energía limpias y renovables, como la solar y la eólica, puede ayudar a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y mitigar el cambio climático. Esto puede hacerse a través de medidas políticas, como incentivos para el desarrollo de energías limpias, y a través de acciones individuales, como la compra de electricidad procedente de fuentes de energía limpias.

4-Proteger y conservar los ecosistemas: Los bosques y océanos absorben dióxido de carbono de la atmósfera, por lo que protegerlos y conservarlos puede ayudar a mitigar el cambio climático. Esto puede hacerse a través de medidas políticas, como la creación de zonas protegidas y el apoyo a prácticas forestales sostenibles, y a través de acciones individuales, como el apoyo a las empresas que utilizan prácticas forestales sostenibles.

Otra medida contra el cambio climático es la adaptación, que se refiere a las medidas implementadas para ajustarse a los impactos del cambio climático que ya están en marcha o que se espera que se produzcan en el futuro. Algunas estrategias para adaptarse al cambio climático son:

5-Construir infraestructuras resistentes a fenómenos meteorológicos extremos: Esto puede incluir la construcción de diques para protegerse de la subida del nivel del mar y el diseño de edificios y otras estructuras para que sean más resistentes al calor, el frío y las tormentas extremas.

6-Desarrollar sistemas de alerta temprana de fenómenos meteorológicos extremos: Los sistemas de alerta temprana pueden ayudar a las comunidades a prepararse y responder ante fenómenos meteorológicos extremos, como huracanes e inundaciones.

7-Conservar y proteger los recursos naturales: Conservar y proteger los recursos naturales, como bosques, humedales y arrecifes de coral, puede ayudar a las comunidades a adaptarse a los efectos del cambio climático, proporcionando amortiguadores naturales contra fenómenos meteorológicos extremos y otros impactos.

8-Diversificar las prácticas agrícolas: La diversificación de las prácticas agrícolas, por ejemplo, mediante el cultivo de diversos productos y la incorporación de prácticas como el riego por goteo y la rotación de cultivos, puede ayudar a los agricultores a adaptarse a los cambios en los patrones de temperatura y precipitaciones.

9-Promover el uso de cultivos resistentes a la sequía: En las zonas donde se prevé que la sequía será más frecuente o grave debido al cambio climático, promover el uso de cultivos resistentes a la sequía puede ayudar a los agricultores a adaptarse a estas condiciones.

10-Desarrollar planes de retirada controlada: En algunos casos, puede ser necesario que las comunidades se reubiquen o “se retiren” de las zonas que corren un alto riesgo de verse afectadas por el cambio climático, como las zonas costeras propensas a las inundaciones. El desarrollo de planes de retirada controlada puede ayudar a las comunidades a reubicarse de forma ordenada y minimizar los impactos negativos.

Además de la mitigación y la adaptación, los Estados tienen la responsabilidad de promulgar la adopción de medidas necesarias para ayudar a quienes están dentro o fuera de su jurisdicción a adaptarse a los efectos previsibles e inevitables del cambio climático. Se deben hacer sentir lo menos posible los efectos negativos del cambio climático y estos no afecten a los Derechos Humanos básicos de esas regiones.

Todos los Estados e incluso, muchos capitales privados que han sido y son grandes emisores de GEI, deben trabajar en esta materia, siendo o no responsables directos de dichos efectos, ya que tienen el deber de proteger a las personas de perjuicios causados por terceros.

La financiación es un componente clave en la aplicación de medidas tanto de mitigación como de adaptación, ya que proporciona los recursos necesarios para llevar a cabo estas acciones. Sin una financiación suficiente, puede resultar difícil aplicar los cambios necesarios para reducir las emisiones o adaptarse a los impactos del cambio climático.

Existen varios fondos financieros y programas de ayuda disponibles para abordar el cambio climático. Algunos ejemplos incluyen:

Fondos del clima de la ONU: Estos fondos, administrados por las Naciones Unidas, proporcionan financiamiento a proyectos y programas en países en desarrollo para mitigar y adaptarse al cambio climático. Ejemplos incluyen el Fondo Verde del Clima y el Fondo Adaptación.

Fondos de inversión climática: Estos fondos buscan invertir en empresas y proyectos que contribuyen a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y aumentar la resiliencia al cambio climático.

Programas de ayuda al desarrollo: Muchos países desarrollados proporcionan ayuda financiera a países en desarrollo para abordar el cambio climático. Esto puede incluir apoyo a proyectos para reducir las emisiones y mejorar la resiliencia.

Financiamiento privado: El sector privado también proporciona financiamiento para proyectos relacionados con el cambio climático, como la construcción de centrales eléctricas de energía renovable y la eficiencia energética en edificios. Existen varios programas y mecanismos internacionales para el financiamiento del cambio climático, como el Mecanismo de Desarrollo Limpio (MDL) y el Mecanismo de Financiamiento para la Reducción de Emisiones (FMM), que son instrumentos creados por el protocolo de Kioto con el objetivo de facilitar la inversión y el desarrollo de proyectos de mitigación y adaptación al cambio climático.

Debemos destacar la importancia de la divulgación y la comunicación, como medida clave frente al cambio climático, debido a que puede ser realizada por cada uno de nosotros y ser capaz de generar un efecto multiplicador en la participación de la acción climática en la sociedad.

El trabajo en esta área es esencial para aumentar la conciencia pública, motivar a las personas a tomar acción y apoyar políticas y programas para abordar el problema. La divulgación se refiere a la presentación de información precisa y veraz sobre el cambio climático a un público amplio, mientras que la comunicación se refiere a cómo se presenta y se promueve esa información.

La comunicación efectiva sobre el cambio climático debe ser comprensible, accesible y relevante para el público objetivo, y debe proporcionar un llamado a la acción. La educación ambiental es una parte importante de la divulgación y la comunicación sobre el cambio climático, ya que ayuda a las personas a comprender los procesos y causas del cambio climático, así como a desarrollar habilidades para tomar acción. Además, la comunicación también juega un papel importante en la gobernanza del cambio climático, ya que ayuda a construir consenso y a involucrar a las partes interesadas en la toma de decisiones y en la implementación de políticas.

En resumen, la mitigación, la adaptación, la financiación, la divulgacion  y la comunicación tienen en común el objetivo de hacer frente a los retos del cambio climático y están interrelacionadas, una no es posible sin la otra.

Rosmel Rodríguez. Embajador del Pacto Climático europeo. Twitter:  @Ros_Rodríguez_

Previous ArticleNext Article

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *