Índice de Comercio Sostenible: los países con mejor equilibrio entre el comercio mundial y las prácticas sostenibles 0 494

El último STI (Índice de Comercio Sostenible) muestra que los países se están replanteando el equilibrio entre el comercio mundial y las prácticas sostenibles. Nueva Zelanda conserva el primer puesto, seguida del Reino Unido y Singapur, este último en ascenso. Los tres son claros ejemplos de coexistencia armoniosa entre el comercio y los objetivos de sostenibilidad. Las recientes crisis sanitarias y geopolíticas han fortalecido las industrias nacionales y redefinido las condiciones planteadas por los países para los intercambios globales.

La edición de 2023 del Índice de Comercio Sostenible (STI por sus siglas en inglés), publicado cada año por el IMD y la Fundación Hinrich, se caracteriza por un cambio clave en un mundo poscoronavirus marcado por la agitación geopolítica: la llamada «ralentización de la globalización».

Los economistas suelen referirse con este término a una ralentización de la reforma comercial y al debilitamiento del apoyo político y normativo a las medidas que liberalizan el comercio en un contexto de crecientes tensiones geopolíticas.

Los datos del STI muestran un deterioro de las barreras no arancelarias y los costes comerciales en las principales economías en comparación con 2022.

Las economías más importantes, que deberían liderar los esfuerzos para revertir la «ralentización de la globalización», son las que están aumentando los aranceles y las barreras no arancelarias y ralentizando la liberalización del comercio, según muestran los datos. Esto ha planteado retos a la utilización adecuada del comercio por parte de los estados para gestionar y promover su sostenibilidad económica, social y medioambiental.  

De las 30 principales economías estudiadas por el STI de 2023, las dos que destacan en la consecución de dicho equilibrio son, por segundo año consecutivo, Nueva Zelanda y el Reino Unido. Singapur salta del quinto al tercer puesto, y Japón desciende cuatro posiciones, del cuarto al octavo. (véase el gráfico 1)

«Las economías que logran un equilibrio adecuado entre comercio y sostenibilidad tienden a ser las más desarrolladas (véase el gráfico 2) y en ellas el coste de alinear el comercio con los Objetivos de Desarrollo Sostenible es menor», afirma el profesor Arturo Bris, director del World Competitiveness Center (Centro de Competitividad Mundial) del IMD, que elabora el STI en colaboración con la Fundación Hinrich.

«Con el comercio mundial amenazado por cuestiones geopolíticas y sanitarias, la racionalización de las cadenas de suministro y la reducción de costes han pasado a ser primordiales, incluso a expensas de las consideraciones sociales o medioambientales. Nuestro índice arroja luz sobre cómo se está desarrollando esta situación», explica Bris.

«El comercio mundial está experimentando una fragmentación que amenaza con erosionar los logros de 70 años de globalización», afirma Kathryn Dioth, Directora General de la Fundación Hinrich. «Se están aplicando políticas comerciales proteccionistas con el pretexto de responder a los efectos adversos de la inflación poscoronavirus y las tensiones geopolíticas. Y aunque el comercio mundial sigue aumentando en valor, ello se debe principalmente a la subida de los precios de las materias primas».

El STI mide la disposición y capacidad de 30 economías para participar en el comercio mundial mediante el análisis de 71 indicadores agrupados en tres «pilares» que se corresponden con los objetivos a largo plazo de crecimiento económico, desarrollo de la sociedad y protección del medio ambiente.

Las economías mejor clasificadas comparten rasgos comunes destacables: en el pilar económico, sobresalen las que cuentan con infraestructuras sólidas y una firme orientación hacia la innovación tecnológica. En el pilar social, el índice premia a las economías que destacan por su estabilidad política, igualdad económica, alto nivel educativo y movilidad social.

En el pilar medioambiental, los primeros puestos los ocupan las economías que mantienen elevados estándares medioambientales y afrontan eficazmente los problemas generados por las aguas residuales, la contaminación atmosférica, el carbono y la intensidad energética.

Para obtener más información sobre el STI de 2023, visite la página web del IMD. En ella encontrará los resultados obtenidos por cada economía filtrados por pilares, indicadores específicos y datos demográficos. En la página web de la Fundación Hinrich encontrará un conjunto de recursos descargables.   

El STI se elabora anualmente desde 2022 en colaboración entre el Centro de Competitividad Mundial (WCC por sus siglas en inglés) del IMD y la Fundación Hinrich, que publicó las tres primeras ediciones con periodicidad bienal. La Fundación Hinrich es una organización filantrópica con sede en Asia que promueve un comercio mundial mutuamente beneficioso y sostenible.

Para saber más: hinrichfoundation.com

Previous ArticleNext Article

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *