Refuerzo de la Directiva relativa a la eficiencia energética de los edificios (DEEE) 0 335

Renovation Wave europeo: mejorar el rendimiento energético de los edificios - Sostenibles

Los edificios son responsables de aproximadamente el 40 % del consumo de energía de la UE, más de la mitad del consumo de gas de la UE (principalmente a través de la calefacción, la refrigeración y el agua caliente sanitaria) y del 36 % de las emisiones de gases de efecto invernadero relacionadas con la energía.

En la actualidad, alrededor del 35 % de los edificios de la UE tienen más de 50 años, y casi el 75 % del parque inmobiliario es ineficiente desde el punto de vista energético. Al mismo tiempo, la tasa media de renovación energética anual es solo de alrededor del 1 %.

El refuerzo de la Directiva relativa a la eficiencia energética de los edificios (DEEE) apoyará los esfuerzos de la UE por descarbonizar los edificios en toda la Unión. Se trata de un ámbito en el que el impacto concreto del Pacto Verde Europeo mejorará la calidad de vida de las personas, tanto en sus hogares como en sus lugares de trabajo, y reducirá sus facturas energéticas.

Este acuerdo también impulsará la independencia energética de Europa, en consonancia con el Plan REPowerEU, y aportará poderosos argumentos económicos para lograr un sector de la construcción más limpio en la UE.

Edificios más eficientes, reducir consumo de energía y emisiones

La Directiva revisada establecerá una serie de medidas que ayudarán a los gobiernos de la UE a impulsar estructuralmente el rendimiento energético de los edificios, prestando especial atención a los edificios menos eficientes.

  • Cada Estado miembro adoptará su propia trayectoria nacional para reducir el consumo medio de energía primaria de los edificios residenciales en un 16 % para 2030 y un 20-22 % para 2035. Esta flexibilidad es suficiente para tener en cuenta las circunstancias nacionales. Los Estados miembros son libres de elegir las medidas que quieran adoptar y los edificios a los que estas se aplicarán.
  • Las medidas nacionales deberán garantizar que al menos el 55 % de la disminución del consumo medio de energía primaria se consiga mediante la renovación de los edificios menos eficientes.
  • En el caso del parque inmobiliario no residencial, la normativa revisada exige mejorarlo gradualmente mediante normas mínimas de eficiencia energética. Esto dará lugar a la renovación del 16 % de los edificios menos eficientes de aquí a 2030 y del 26 % de aquí a 2033.
  • Los Estados miembros tendrán la posibilidad de eximir de estas obligaciones a determinadas categorías de edificios residenciales y no residenciales, como los edificios históricos o las residencias de vacaciones.
  • La mejora de los certificados de eficiencia energética se basará en un modelo común de la UE con criterios comunes, a fin de informar mejor a los ciudadanos y facilitar las decisiones en materia de financiación en toda la UE.
  • Para luchar contra la pobreza energética y reducir las facturas energéticas, las medidas de financiación tendrán que incentivar y respaldar las renovaciones y orientarse, en particular, a los clientes vulnerables y a los edificios menos eficientes, donde hay una mayor proporción de hogares en situación de pobreza energética.
  • Los Estados miembros también deberán garantizar que existan salvaguardias para los arrendatarios, a fin de ayudar a hacer frente al riesgo de desahucio de los hogares vulnerables causado por aumentos desproporcionados de los alquileres a raíz de las renovaciones.

Activar una oleada de renovación

La DEEE revisada contiene medidas para mejorar la planificación estratégica de las renovaciones, así como herramientas para garantizar que estas se lleven realmente a cabo. Con arreglo a las disposiciones acordadas, los Estados miembros deberán:

  • elaborar planes nacionales de renovación de edificios, a fin de establecer las estrategias nacionales de descarbonización de los parques inmobiliarios y de abordar las barreras que siguen existiendo, como la financiación o la formación y disponibilidad de trabajadores más cualificados;
  • establecer sistemas nacionales de pasaporte de renovación de edificios, para orientar a los propietarios de edificios en sus renovaciones por etapas destinadas a lograr edificios de cero emisiones;
  • establecer ventanillas únicas para los propietarios de viviendas, las pymes y todos los agentes de la cadena de valor de la renovación en general, a fin de que puedan recibir apoyo y orientación específicos e individuales.

Además, el acuerdo ayudará a la UE a eliminar gradualmente las calderas alimentadas con combustibles fósiles. A partir del 1 de enero de 2025 no se concederán subvenciones para la instalación de calderas independientes alimentadas con combustibles fósiles. La Directiva revisada introduce una base jurídica clara para que los Estados miembros establezcan requisitos aplicables a los generadores de calor sobre la base de las emisiones de gases de efecto invernadero, del tipo de combustible utilizado o de la cuota mínima de energías renovables utilizadas para calefacción.

Los Estados miembros también tendrán que establecer medidas específicas para la eliminación gradual de los combustibles fósiles en la calefacción y la refrigeración, con vistas a la eliminación completa de las calderas alimentadas con combustibles fósiles de aquí a 2040.

Impulsar la movilidad sostenible

El acuerdo también impulsará la adopción de la movilidad sostenible, gracias a disposiciones ambiciosas en materia de precableado, puntos de recarga eléctrica y plazas de aparcamiento para bicicletas. El precableado se convertirá en la norma para los edificios nuevos y renovados, lo que facilitará el acceso a la infraestructura de recarga y contribuirá a los objetivos climáticos de la UE. Además, habrá requisitos más estrictos en relación con el número de puntos de recarga, tanto en los edificios residenciales como en los no residenciales.

Los Estados miembros también tendrán que eliminar los obstáculos existentes para la instalación de puntos de recarga, a fin de garantizar que el «derecho a enchufarse» se convierta en una realidad. En general, los puntos de recarga tendrán que permitir la carga inteligente y, cuando proceda, la recarga bidireccional. Por último, las disposiciones garantizarán que haya suficientes plazas de aparcamiento para bicicletas, incluidas las bicicletas de carga.

Una norma de cero emisiones para los edificios nuevos

La Directiva revisada hará de los edificios de cero emisiones la nueva norma para los edificios nuevos. En virtud del acuerdo, todos los edificios residenciales y no residenciales nuevos deben generar cero emisiones in situ procedentes de combustibles fósiles, a partir del 1 de enero de 2028 en el caso de los edificios de propiedad pública y a partir del 1 de enero de 2030 en el caso de todos los demás edificios nuevos, con posibilidad de exenciones específicas.

Los Estados miembros también tendrán que garantizar que los edificios nuevos estén preparados para la energía solar, lo que significa que deben poder albergar instalaciones solares fotovoltaicas o térmicas en sus tejados. La instalación de instalaciones de energía solar se convertirá en la norma para los edificios nuevos.

En el caso de los edificios públicos y no residenciales existentes, la energía solar deberá instalarse gradualmente a partir de 2027 en aquellos casos en que sea posible desde el punto de vista técnico, económico y funcional. Estas disposiciones entrarán en vigor en diferentes momentos según el tipo y el tamaño del edificio.

Más información:

Propuesta de Directiva sobre la eficiencia energética de los edificios

Anexos de la propuesta de Directiva relativa a la eficiencia energética de los edificios

Directiva relativa a la eficiencia energética de los edificios

Estrategia «Oleada de renovación»

Página de la «Oleada de renovación»

Previous ArticleNext Article

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *